En la Monumental México… El Calita se impone ante la asfixiante mansedumbre

Monumental Plaza de Toros México. Décima corrida de la Temporada Grande 2018-2019. Con una entrada, que baja sustancialmente con relación al festejo anterior, sumando aproximadamente unos cuatro mil asistentes, se han lidiado astados de Rancho Seco, propiedad de los señores Hernández, disparejamente presentados, el único que tuvo la apariencia de toro fue el que hizo segundo; primero, cuarto y sexto, resultaron anovillados, los restantes -incluido el de regalo- han estado justos de presencia. El denominador común fue su mansedumbre, descastamiento, barbearon las tablas y acudieron deslucidos con la cara alta. El primero salió literalmente huyendo de toriles y trató de llegar hasta los tendidos intentando saltar, apoyándose en el techo de los burladeros de transmisión, que rompió por su peso y eso impidió verle en las barreras. Ha sido el mérito de los toreros extraerles algún pase. Hizo bien el ganadero Sergio Hernández Weber en no salir en el de regalo a dar la vuelta con El Calita, habría sido una ofensa a la seriedad y respeto que merece la liturgia del arte del toreo. Como séptimo se lidió un toro de Monte Caldera, que se inutilizó tras estrellarse en un burladero.

Fabián Barba: Oreja y silencio tras aviso; en el de regalo fue corneado.

Ernesto Javier Calita: Oreja y división tras dos avisos; silencio en el que toreó por el herido Barba y oreja en el de regalo.

Diego Sánchez: Silencio y silencio tras aviso. .

Detalles:

El picador Ricardo Morales El Güero de la Capilla, tuvo emotiva despedida tras 40 años de pasión y entrega para la tauromaquia.

Como siempre, esta no puede ser la excepción de la cauda de pifias casi interminables del buenazo de Jorjazo, primero haber aprobado un encierro disparejamente presentado, apareciendo tres anovillados, después regalar dos orejas por malas estocadas.

_____________________________________

Antes de iniciar mi crónica, envío mi más sentido pésame a los familiares de, Don Nadim Alí Modad, magnífico cronista taurino en Guadalajara, México; buen amigo, de los que hacen falta hoy en día. Descanse en paz.

______________________________

Dice y dice muy bien el Senador de la República Pedro Haces que a la Fiesta, “… hay que devolverle la verdad, empezando por la Monumental México. Nada de figurines y nada de encierros mal presentados, sólo toros con presencia, trapío y bravura”.

Esta exigencia tiene mucho tiempo que el gran público le viene haciendo a esos ganaderos sin ética, y poco han conseguido. Ahora, desde el Senado, todo parece entrará en orden.

Cosa que se aprecia mejor.

En este festejo, quien en la realidad impactó fue, Ernesto Javier Calita, joven torero que no tiene las oportunidades que merece, pero cuando le llegan demuestra sus argumentos.

Esta tarde en cuestión lo hizo enseñando que a la adversidad mansesca hay que imponerse y, por ello, extrajo faenas que parecía no se producirían, porque había que estar porfiando, aguantando y con ello, conseguir que pasara el astado.

De justicia hay que reconocer que, Ernesto, es quien hizo a sus ejemplares, y estuvo por encima de ello, sería imperdonable decir que le correspondieron buenos bovinos, porque eso es mentir sin tasa ni medida.

Con su primero, Epifanio, extrajo faena sólida, que nos enseñó un joven pleno, con serena inteligencia, valor natural y técnica bien aprendida.

Un joven, que puede ayudar al renuevo generacional en México, y a conseguir volver a ver en las plaza de toros, justamente eso, el toro bravo y encastado en toda su dimensión, porque simplemente, puede con ellos.

Cada serie que le vimos por el lado natural en el segundo del festejo -su primero-, fue el compendio del esfuerzo que tuvo como retribución los efímeros momentos escultóricos que resultaron la delicia para el espíritu de los diletantes taurinos. Hubo momentos lidiadores, impecables y poderosos, que el público asistente no entendió, y eso…

… eso es una pena.

Aunque la mácula fue la espada mal colocada, baja.

Si bien es cierto que hubo petición, el buenazo de Jorjazo, no debió haber regalado ese trofeo. Ernesto nos había demostrado que es un gran torero y no necesita ni de falsos halagos ni de regalos sin sustento.

Mejor, si cabe, estuvo con su pésimo segundo, Gaspar, construyendo su faena con la sólida arquitectura que su talento guió; sí, faena de brillantez, por el poder explícito, el ritmo inherente y la armonía contundente, que sumaron series impecables por el lado derecho.

Por supuesto sin dejar de probar por el lado natural en donde el pequeñajo huía. Lástima grande que haya estado tan mal con el acero.

Esto le llevó a regalar otro manso de la ganadería titular, Melchor, con el que enseñó cómo se debe recoger con el capote, el andar de un manso que huye. Su capote fue guiando al bovino, por donde Ernesto había ordenado que pasara y, así lo consiguió.

Ya con la muleta, aparecieron series impensables que regocijaron al espíritu, porque a esa piedra de mansedumbre que doblaba contrario, que era reservón, que cada vez que podía mostraba que estaba rajado…

… Ernesto, le sacó agua bendita por la pasión bien entendida y así consumó una faena importante, que rubricó con una entera caída.

El público exigió la concesión de una oreja, que fue autorizada, y bien pudo haber salido en hombros, pero por respeto a su compañero herido, Ernesto salió caminando.

Esto último y su proceder torero, habla muy bien de él.

Por supuesto que cuando se le vuelva a anunciar se le verá con gusto.

A, Fabián Barba, le correspondió el animalillo huidizo que abrió plaza, que intentó saltar como aquel mini pequeñajo que llevó el nombre de, Pajarito -de la misma ganadería-, sólo que Ochentón, que hizo uso de los mismos menesteres mansescos, salió de toriles huyendo a velocidad de vértigo…

… sí, intentó brincar hasta las barreras, pero sólo pudo llegar al callejón, y cuando regresó al redondel, Fabián, le fue conduciendo desde con la capa, para que siguiera su mandato, acudiendo deslucido con la cara alta.

Volvieron aparecer en los tendidos esos gritones oficiosos, que sospechosamente sólo a ciertos ganaderos les aclaman felicitaciones, aunque, como en este caso, no existe ningún fundamento para ello. Ya recibirán seguramente su recompensa.

Aún así, Fabían, extrajo faena meritoria, aguantando y consiguiendo que pasara su ejemplar, que por supuesto en más de las ocasiones lo hacía a través de un reticente andar.

Así sumó Fabián plausibles series, y a pesar de que esos oficiosos gritones exclamara ¡toro!, justamente de eso no había nada en el redondel.

Tras dejar una espada trasera y tendida, recibiendo fortísimo arropón con un guantazo en la pierna izquierda, fue suficiente para que cayera el astado.

Esos mismos gritones oficiosos trataron de equivocar al público ovacionando que tardara en caer el bovino, tardaba porque estaba mal colocada la espada, porque de bravura y casta… nada.

Absolutamente nada.

Al claudicar, Ochentón, la gente exigió una oreja y bueno, el buenazo de Jorjazo, quien se sintió rey mago, la regaló.

Con su segundo, el señor Barba, nada se pudo hacer, un manso de libro, y sí, Fabián, ha estado digno, pero como es evidente nada a gusto con él, por lo que en mala hora decidió regalar un toro, y al recibirlo de salida de hinojos en los medios, cuando regresaba…

… lo arrolló, luego le dio feísima guantiza, aventándolo a las alturas y dejándole la cornada en glúteo y en el escroto, según reza el parte médico.

Una auténtica pena.

Ernesto Javier, toreó a este ejemplar al que estrellaron inesperadamente en el burladero los señores subalternos. Así, que tuvo que abreviar.

De, Diego Sánchez, casi nada hay que decir, estuvo tan, pero tan mal, que no sólo se le vio falto de experiencia -que eso hubiera sido lo de menos-, sino falto de sentido del toreo y sin aguante. Ojalá y que algún día esté bien.

En fin, otra tarde más en la Monumental México, que deja otro hallazgo interesante, interesantísimo, a Ernesto Javier Calita, que bien llevado como le ha guiado, Germán Ureña, y mucho mejor publicitado para que todo mundo sepa de su existencia torera, irá para mucho más.

Tiene un porvenir sólido.

¡Dígase la verdad… aunque sea motivo de escándalo!

________________________________

Aquí la galería del Maestro Sainos

Aquí la galería de la Doctora Sequeiros

En breve la galería de Tere Mata

________________________________

@PERIODISTAURINO 

_____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_____________________________________________________________________________