En Mérida… El Zapata corta dos orejas

Plaza de Toros Mérida, Yucatán. Tercera corrida de la temporada. Tres cuartos de aforo. Se lidiaron cinco toros de Begoña y uno de San Miguel de Mimiahuápam, bien presentados y de juego desigual, destacó el lidiado en tercer lugar.

Juan José Padilla: Palmas y pitos.

Uriel Moreno El Zapata: Oreja y oreja.

Gerardo Rivera: Oreja y palmas.

Detalles:

El segundo toro de la tarde fue cambiado después de picado porque se inutilizó para la lidia, así lo dio a conocer el juez de plaza por el sonido local.

___________________

El Zapata fue ovacionado en sus dos toros a los que banderilleó en forma espectacular.

Gerardo Rivera, sufrió una cornada limpia en el tercio superior del muslo izquierdo de 15 centímetros, con dos trayectorias superiores de aproximadamente 12 centímetros cada una, fue operado con éxito en la Clínica de Mérida por el doctor Santiago Sauma Ríos, el percance ocurrió cuando banderilleaba al sexto de la tarde.

El español Juan José Padilla, se despidió de la afición de Mérida, no banderilleó a sus toros y la gente se lo reprochó, no tuvo una despedida como hubiera deseado.

___________________________________________________

Juan José Padilla, no tubo la despedida que hubiese deseado, mermado de sus facultades, no puso banderillas y la gente no se lo perdonó, y la tarde se volvió fatal para el diestro, se le vio falto de ganas y sin afición, se pueden rescatar una serie de derechazos, pero nada más. Fue pitado en el último toro que lidio en la Plaza Mérida, una pena pero así se dieron las cosas. Pasó desapercibido.

Uriel Moreno El Zapata estuvo muy entregado, él si colocó banderillas a su lote y la afición se entregó, el tlaxcalteca rescató y cuajó unos naturales de buena manufactura, certeras estocadas lo hicieron cortar cada oreja a sus toros, salio a hombros del coso.

Gerardo Rivera fue una grata revelación, con su primer astado bordó el toreo, muy templado y se le vio como un diestro con mucho cuajo, cortó merecida oreja. Banderilleó a sus dos toros, desgraciadamente en el sexto de la tarde un tropezón y vino la cornada en la ingle de 15 centímetros. Una grata sorpresa Gerardo Rivera.

El encierro de Begoña, estuvo muy bien presentado, y la lidia fue desigual, el tercero de la tarde destacó por su bravura y nobleza, un encierro con toda la barba, como esta acostumbrada la afición de la blanca Mérida.

Una tarde redonda para El Zapata, más no para Rivera, que pagó con sangre sus ganas de ser torero, una tarde que no pasará a la historia para Padilla.

________________________________

@TorosenelMundo_

_____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_____________________________________________________________________________