Lo comenta Miguel Ángel Yáñez… Las apariencias nos engañaron. Adolfos de aspecto, pero no de comportamiento

Mejor no podía comenzar la segunda fase de la Feria de Otoño. Día espléndido en Madrid, gran ambiente y expectación en torno a Las Ventas. Gente “guapa del postureo”, aficionados, público en general que llenó prácticamente todas las localidades (23.018 espectadores), casi lleno.

El cartel de toros y toreros lo merecía, los “Adolfos” para Talavante (la locomotora que ha tirado del tren taurino otoñal madrileño), Álvaro Lorenzo y el esperado Luis David. Como más ingrediente aún, se va Alejando Talavante a portagayola a recibir al primer Adolfo de la tarde, ya ahí parecía un preámbulo premonitorio del poco juego que íbamos a sufrir durante toda la corrida, pues salió soso y sin cumplir como un auténtico toro bravo. Eso sí, muy en el tipo del encaste y de la casa, pero de casta más bien poca.Algo que se fue repitiendo durante toda la tarde.

El envoltorio magnífico, precioso; el contenido muy deficiente, tan precario que el que hacía quinto, tuvo que ser devuelto por la presidencia. Digamos que mínimamente pudieron dar algo más de juego los que hicieron segundo y sexto, pero tampoco se acoplaron como debían con ellos Álvaro Lorenzo y Luis David, mientras que Alejando Talavante se topó con un lote imposible.

Por lo tanto, pinchazo ganadero de Adolfo Martín esta tarde en Las Ventas que dio al traste con las ganas e ilusiones de toreros y público, para hacer bueno una vez más el taurino dicho de: “Tarde de expectación, tarde de decepción”.

Mañana será otro día, y cada día se escribe un nuevo capítulo taurino, el que deseamos y esperamos se escriba con una perfecta, limpia y artística caligrafía por parte de toros y toreros.

_____________________________

@miguel_a_yanez

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________