En Sevilla… Villita se proclama triunfador del ciclo

Sevilla. Jueves 26 de julio. Final de las novilladas sin picadores del ciclo, en horario nocturno, se lidiaron seis erales de Jandilla: Con cuajo y remate, de variado comportamiento. Extraordinario el 4º.

Primitivo López El Primi: Herido en su primero.

Pablo Páez: Silencio tras aviso en el que mató por Primi, silencio y ovación.

Juan José Villa “Villita: Oreja, silencio tras aviso y ovación.

Detalles:

Se desmonteró Raúl Moya en el cuarto. Gran brega de Miguel Ángel Murillo y buenos pares de Juan Márquez.

Juan José Villa Villita es proclamado triunfador, queda segundo Pablo Páez y tercero Primitivo López El Primi.

____________________________

La ansiada y esperada final del Ciclo de Novilladas de Promoción de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla llegó con un gran ambiente creado durante la misma y en la previa del festejo. Villita se alzó triunfador dejando patente que tiene lo que hace falta en un novillero para salir adelante, Pablo Páez no redondeó sus faenas con el acero y El Primi fue muy feamente volteado en su primero en variada novillada de Jandilla.

No empezó nada bien el festejo. Primi fue volteado de muy fea manera cuando recibió a su primer novillo en toriles. Le esperó mucho, pero le cambió el recorrido y el eral hizo por él dejándolo magullado en el ruedo, siendo trasladado a la enfermería. Se corrió turno y Pablo Páez estoqueó al de Primi. Villita quitó en un animal reservón y que se lo pensaba todo, para que después Juan Márquez pusiera un gran par de banderillas. La brega al animal por parte de Miguel Ángel Murillo fue sencillamente perfecta. Páez le enjaretó series por el pitón derecho que tuvieron muletazos de mucho temple. Por el izquierdo el novillo no era el mismo. Mató en un segundo encuentro tras un aviso y fue silenciado.

Juan José Villa Villita tuvo en sus manos a un segundo oponente más alegre y pronto que el primero. Animoso con el capote, mostró mucha torería y gusto en la franela. El animal tenía motor y empuje en su embestida, a la vez que humillación. Villita compuso series en las que supo correr perfectamente la mano y a la vez, ralentizar una embestida encastada. Los pases de pecho con el mentón clavado en el pecho, fueron de cartel. La música sonaba y subía en intensidad la faena. Villita manejó bien tiempos entre cada serie. Le valió todo esto para cortarle una oreja a su buen primero tras una estocada. Ovacionado el eral en el arrastre.

El tercero, Pablo Páez volvió a escena tras ver que Primi no salía de la enfermería. Encontró el lucimiento con el capote toreando muy templado a la verónica. En el quite fue volteado sin mayores consecuencias que un susto. Páez, ligó buenas series por el derecho, pero no llegaron en demasía al público. Con la figura algo forzada, siguió delante de la cara de un animal que tenía humillación. Fue silenciado.

El que estaba enchiquerado como cuarto, se dio un golpe muy duro contra el burladero del tres, quedando en el suelo inerte y muy descoordinado siendo apuntillado en el momento. El sobrero de Vegahermosa se rajó de inmediato, fue pronto en banderillas gracias a esa inercia de la mansedumbre y no le dio opción a Villita, que anduvo voluntarioso con él. Sonó un aviso y fue silenciado.

El castaño que hizo quinto, a parte de estar bien hecho, pero algo despegado del suelo, fue el mejor novillo de la noche. Pablo Páez lo recibió en toriles, y fue jaleado tras un ramillete de verónicas. La gente tenía ganas de verle. El novillo, se iba de largo con el hocico arrastrando por el albero, con una clase excepcional y un empuje para bordar el toreo. El novillero, ligó tandas y tandas que nunca llegaron a romper de verdad en el tendido, pero dejando siempre buenos muletazos. Estuvo por debajo de tal grandioso oponente, digno de armarle un alboroto y salir de la Maestranza con la temporada hecha. A pesar de ello, Páez nunca volvió la cara y luchó por un triunfo que no llegó estando la parroquia algo fria con él. Para mí, el eral fue de vuelta al ruedo clara pero no fue así. Lo pinchó varias veces para ser ovacionado. Merece más oportunidades este torero.

El sexto también se rajó aunque en menor medida que el sobrero. Villita lo intentó sujetar logrando pasajes de temple, superando las teclas que el novillo tenía. El oficio, estuvo presente en toda la faena, pero fue volteado al final de la misma. Mató mal, pero su esfuerzo fue recompensado con una oreja.

_____________________________

_____________________________

_____________________________

@ignaciotaurino

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________