En Pamplona… Un torero de verdad, ejemplo a seguir: Octavio Chacón, por la puerta grande

Pamplona. Lunes 9 de Julio. Quinta de abono de la Feria del Toro 2018. Prácticamente lleno. Se lidian toros de Cebada Gago muy variados de capa y serios, mansos, descastados, de los que destacó en cuarto lugar, Punterito, aunque inválido del cuarto trasero derecho, tuvo calidad y obediencia.

Octavio Chacón: Oreja y oreja.

Luís Bolívar: Silencio y silencio.

Juan del Álamo: Oreja y silencio.

Detalles:

La plaza dió una fuerte ovación al cuarto astado, Punterito de 510 Kilos.

___________________

Se anuncia un cartel con toreros no muy conocidos pero con más entrega, ilusión y ambición de salir por la puerta grande de Pamplona que otros muchos figuras. Un cartel lleno de verdad por parte de los matadores. Los toros de Cebada Gago fueron mansos, lo peor que puede tener un toro de lidia.

Tras la grandiosa actuación de Octavio Chacón en Las Ventas el pasado 4 de Junio con la ganadería del Saltillo, aparece por primera vez en Pamplona con gran ambición de conseguir la gloria. Recibió al ejemplar de menos peso de la tarde, de 495 kilos, con una larga cambiada de rodillas. En el caballo, el astado se estrelló y en banderillas no tuvo entrega.

En la faena de muleta Octavio se entregó al máximo toreando de maravilla las primeras tandas a un difícil toro. Increíble lo de este torero. En un desplante de rodillas el toro le cogió y Octavio sufrió una fea voltereta de la que se recuperó al instante afortunadamente. Las ganas de cortar un trofeo son inmensas y Octavio lo dió todo y más. Oreja para un torero de verdad, que como ha declarado él: “Estoy feliz por estar anunciado en ferias donde había perdido la esperanza“. Enorme Chacón.

El cuarto de la tarde, de 510 kilos, precioso cárdeno, bajo, largo de cuello y tremendamente astifino, correspondía al gran Octavio Chacón. Necesitaba una oreja para salir por la puerta grande de Pamplona pero no era fácil, el toro se lesionó en la pata izquierda, y la clase que tenía se apagó por la lesión, por lo tantoOctavio toreó por el pitón derecho. Fue un toro precioso de capa y que presumió de nobleza y de tener más clase que sus hermanos.

Octavio se entregó al máximo y toreó de excepcional manera. Lo mató de una estocada y el astado se llevó una gran ovación. La plaza teñida de pañuelos rojos y blancos pedía la oreja que le faltaba para salir por la puerta grande de Pamplona. Y la presidenta por fin concedió la oreja tan esperada para un enorme torero y ejemplo a seguir:

¡OCTAVIO CHACÓN!

El segundo de la tarde, colorado bragado meano corrido, astifino y corto de cuello para Luis Bolívar, no humilló en los capotes y se estrelló en el peto. Afortunadamente tuvo recorrido en la muleta del torero panameño, que con torería y templanza fue elaborando la faena. Terminó con manoletinas muy comprometidas y se tiró como de costumbre, a matar o morir y el toro le agujereó la taleguilla pero sólo quedó en un pequeño susto. Usó el descabello para terminar con un toro soso al que le faltó entrega y le sobró mansedumbre. Silencio.

Estrecho de sienes, cárdeno oscuro listón, alto, ofensivo y serio fue el quinto de la tarde para Luis Bolívar. En el segundo puyazo no fue castigado en exceso de manera inteligente por su escasa fuerza. Excelente actuación en banderillas por parte de la cuadrilla de Bolívar. En los medios y de rodillas comenzó toreando muy por lo bajo, con suavidad, firmeza y templanza dejándole muy bien la muleta en la cara al de Cebada Gago. Le faltó fuerza y no transmitió en su manera de embestir por su falta de recorrido. Bolívar, que no tuvo suerte esta tarde con su lote, mató de una estocada tendida. No cortó orejas pero estuvo francamente bien. Silencio.

Juan del Álamo volvía a Pamplona por quinta vez después de torear en 2016 una corrida con la ganadería Pedraza de Yeltes, ya acostumbrado a esta plaza pero con la misma ambición del primer día. Delantero, de 500 Kg  recibió el primer puyazo trasero y el segundo caído. El matador de Salamanca comenzó la faena de muleta de rodillas sorprendiendo a la afición y a las peñas de San Fermín. El toro estuvo escaso de fuerzas y descolocado durante toda la faena. Estocada en la cruz y oreja para la entrega y la firmeza de Juan del Álamo.

Bajo, de manos cortas, abierto de pitones, y negro, fue el último que cerró plaza en una maravillosa tarde en Pamplona. Juan del Álamo también necesitaba una oreja para la puerta grande. El toro embestía con las manos por delante y terminaba con la cara arriba; embestía de manera desigual. Del Álamo lo intentó pero no fue suficiente para la puerta grande de Pamplona. Descabelló al sexto y último de la tarde. Silencio.

Una de las tardes más completas de lo que llevamos de San Fermín en la que Octavio Chacón ha estado soberbio y ha sido el primer matador de toros en salir por la puerta grande de Pamplona en los Sanfermines de 2018. Los toros de Cebada Gago fueron mansos, escasos de fuerza. Queremos ver de una vez en estos Sanfermines una ganadería que traiga al toro de verdad; el toro de lidia; el toro BRAVO.

Y qué bonito es ver la plaza llena… ¡Qué bonito es San Fermín!

¡España es taurina!

¡Viva San Fermín!

____________________________

@pauburguis 

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________