En Madrid… Román y poco más

Las Ventas, 10 de mayo. Tercera de la Feria de San Isidro. Tres cuartos de entrada. Con toros de Fuente Ymbro. Por lo general bien presentados pero ninguno transmitió bravura. A destacar el segundo, que fue noble en su embestida.

Joselito Adame: Silencio y silencio.

Román: Ovación y silencio.

José Garrido: Silencio y silencio.

___________________________________ 

Joselito Adame abrió plaza con un primero que en la lidia no brilló exactamente por su bravura, pues no se empleó con decisión en el caballo, y en banderillas fue bastante fácil. Durante el tercio de muleta, el toro quiso meterse por dentro en repetidas ocasiones, y Joselito, hábil, no dejó cogerse. Intentó equilibrar por ambas manos, pero el ejercicio fue más de evitar la cogida que de torear con clase. Debido a lo anterior, el diestro acabó toreando separado por lo que recibió los pitos por parte del tendido. La estocada, algo caída, hizo que el toro cayera sin apenas agonizar.

Caótica fue la salida del cuarto para Joselito. Faltó brega por parte de los subalternos ya que no supieron colocar de manera correcta el toro al caballo. Esto junto con una mala ejecución de la suerte derivó en tres derribos a los équidos, incluido el que guardaba la puerta de toriles. Comenzó la faena de muleta en redondo con el derecho pero no fue suficiente la secuencia de pases, lo que el tendido echó de menos fue una lidia. Tampoco tuvo de su lado la suerte con los aceros.

Comenzó Román por estatuarios su faena al segundo. Con la mano derecha empezó a dar pases pero desde muy lejos, dándole mucha distancia al toro. Liga tandas por ambas manos de calidad y con mucho aplomo. Nuevamente por la izquierda desde larga distancia ligaría otra tanda. En el ecuador de la faena comenzó a arrancarse desde más cerca, ya que las fuerzas se notaban que iban en disminución. Escuchó el primer aviso, y tras ser desafortunado en lo aceros, todo quedó en la ovación por parte del tendido.

Con buen ritmo salió el quinto de la tarde, del cual se haría cargo Román. Inteligentemente supo encontrarle el terreno al animal, sacándole con la muleta a los medios para corregir los vicios. Se notó la vehemencia del astado para coger la muleta pero se vio reflejada a falta de fuerza tras varias pérdidas de manos. La faena fue a menos por ambas partes ya que el torero se fue quedando más estático y fuera de lugar.

El tercero de la tarde, en el caballo empujó pero sin bravura, es decir, peleó y no embistió. Un tercero sin pena ni gloria. No hubo conexión con el tendido durante la faena. No transmitió. José Garrido intentó poner de su parte para salvar las opciones de toro escaso de fuerzas y que perdía las manos de forma casi continua. Al final de la faena recogió una tanda por la mano derecha que fue lo mejor del tercio.

En el sexto y último de la tarde pasó sin pena ni gloria ante un toro que tampoco tuvo visibles cualidades. Tampoco lo intentó el joven torero. El animal se fue sin picar tras la suerte de varas. Se supo poner en sus terrenos pero no lo vio claro desde el principio y cogió la espada. La estocada fue buena.

En conclusión, la gente salió de la plaza con la sensación misma con la que había salido los dos días anteriores. Román pudo torear bien ante un Fuente Ymbro que se portó en la muleta sobre todo. Pero esto no es suficiente, y menos en San Isidro ya que el espectador paga por ver seis toros que deben ser lidiados y toreados. La impresión del aficionado que pudo asistir hoy a la corrida no fue como para llegar a casa y decir: “He estado en los toros”.

____________________________

____________________________

@pablobielsa5

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________