En Valencia… Oreja de gran importancia para Paco Ureña; Ponce corta dos orejas

Valencia. Sábado 17 de febrero de 2018. Octava de abono de las Fallas. Con un lleno aparente en los tendidos, se han lidiado toros de Garcigrande (3º, 4º y 5º) y Domingo Hernández (1º, 2º y 6º). Una corrida terciada, mal presentada, con poca cara y sin tapío. Descastados con la cara alta. Con genio el tercero y complicado el sexto. Con movilidad el primero y cuarto.

Enrique Ponce: Vuelta al ruedo con aviso tras fuerte petición y dos orejas tras aviso.

Alejandro Talavante: Silencio y silencio tras aviso.

Paco Ureña: Ovación con saludos tras aviso y oreja.

Detalles:

Tras el paseíllo, el público valenciano obligo a saludar a la terna actuante.

Los toros salieron luciendo divisa negra por el fallecimiento de Domingo Hernández.

Tras parear el quinto, se desmonteró Valentín Luján.

Paco Ureña se traslada al hospital de la Salud de Valencia para estudio vía TAC. Descartada cornada.

Parte Médico de Paco Ureña:

“El diestro Francisco José Ureña Valero, durante la lidia del sexto toro de la corrida del 17 de marzo de 2018, ha sufrido un politraumatismo con varetazos en pierna derecha, erosiones en ambos miembros inferiores, contusión costal y cervicodorsal con evidente contractura del raquis cervical y ausencia de síntomas de compromiso sensitivo y motor en miembros superiores e inferiores. Ante la persistencia de dolor traumático en el tránsito cervicodorsal, se le practica un BODY-TAC, con resultado normal. Queda ingresado para tratamiento analgésico y control médico”. Firmado: equipo médico de la plaza de toros de Valencia. Hospital de la Salud.

____________________________

Enrique Ponce desorejó al cuarto tras pinchazo trasero y estocada casi baja, dejó dos faenas cuidando la estética, reponiendo mucho terreno. Paco Ureña fue la absoluta apasionada entrega y cortó una oreja tan sólida comas sus irrebatibles argumentos al sexto tras llevarse una tremenda paliza. Alejandro Talavante se fue de vacío ante el encierro de Garcigrande y Domingo Hernández impresentable, descastado y con poca cara y trapío. A pesar de los bailes de corrales, ya que el ganadero tuvo que presentar hasta trece ejemplares en el reconocimiento. De los seis inicialmente reseñados, solo se aprobó uno.

Enrique Ponce es el buque insignia del toreo valenciano y no podía faltar a su cita con Fallas. El primero salió incierto en el capote, pero el de Chiva pedía calma. Quite de Talavante por verónicas y respuesta de Ponce por chicuelinas. Tras brindar al público, el inicio de faena exigiéndole por bajo y llevándolo muy largo ya levantó de sus asientos a parte del público. Ligó derechazos con lentitud con el pico de la muleta, en donde como siempre las cuestiones de forma aplastaron a las de contenido. Las poncinas finales fueron graciosas recirdándonos cuando la gran Margot Funtain ensayaba para representar el Lago de los Cisnes. Tras la estocada caída necesitó de un certero descabello. Se le pidió la oreja con fuerza, pero el Presidente no atendió certeramente a la petición. El de Chiva dio una vuelta al ruedo de paisanaje.

Ante el cuarto sí pudo rematar y la plaza entera estalló en júbilo con su torero. De nuevo los muletazos más ligados y largos llegaron por el derecho en donde no hubo paz en sus zapatillas que reponían presurosas terreno. De nuevo la grácil poncina con cambio de mano. Pinchazo riñonero, entera casi baja y dos orejas de regalo que le abrieron una falsa Puerta Grande.

Talavante quedó inédito ante el segundo desrazado con el que abrevió. Ante el quinto pudo dejar tres naturales destacables en los medios, pero la faena se diluyó y todo a menos. Con la espada no estuvo acertado y fue silenciado.

Paco Ureña volvía a Valencia tras el golpe en la mesa que dio en la pasada Feria de Julio. El murciano se entregó en la faena al tercero, un astado con genio, que se quedaba cortó en la embestida. Le exigió, sobre todo por el derecho para robarle muletazos de calado. Cerró con manoletinas ajustadas y pinchó antes de una entera. Saludó ovación tras aviso.

Ante el que cerró plaza se vio al Ureña guerrero, al Ureña valiente, al Ureña dispuesto a triunfar y a encontrar agua en el desierto. El sexto, de Domingo Hernández, era un toro manso violento, que le midió y ante el que estuvo muy torero y valeroso. Se la puso de frente y por derecho sin retirarse cuando le echaba la mirada y sacó muletazos destacables. En los compases finales le cogió y le dio una tremenda paliza. Se sobrepuso magullado para sacarle lo último y que la plaza entera reconociera su entrega y disposición. Mató de entera y cortó una oreja. Y paso por la enfermería.

¡PacoUreña, un héroe, un artista, un auténtico TORERO!

___________________________ 

 Detalles de la tarde

___________________________

@TorosenelMundo_

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________