En Manizales… Solitaria oreja y una tarde para el olvido

Monumental Plaza de Toros de Manizales, sexto festejo de La 63 Temporada Taurina de la capital cafetera, correspondiente a una corrida de toros; tarde encapotada con lleno parcial, en la que se lidiaron toros de Juan Bernardo Caicedo, encaste comercial Domecq, variopintos de capa, y correctos de presentación, salvo el primero, descastados y peligrosos, siendo regresado inexplicablemente el ultimo,  y a la vez el toro de reserva al malograrse, recurriendo a un sobrero de Santa Bárbara, justo de trapío pero de mejor comportamiento.

Sebastián Castella: Palmas y palmas.

José Arcila: Palmas y palmas.

Andrés Roca Rey: Palmas y oreja.

Detalles:

La desacertada presidencia regresó al sexto de la corrida más por presión del público, que por argumentos veterinarios o taurinos, de nuevo la seriedad y categoría de la plaza se pone en entredicho.

________________________________

Tras dos días de sequía ganadera, los aficionados veíamos con expectación la llegada de los toros de Juan Bernardo Caicedo, pues en la pasa Feria de Cali habían destacado gratamente; en los corrales se veía un encierro correcto de pitones y bien criado.

Sin embargo, el toro no sólo es lámina también es casta y bravura, no nada más es forma sino también fondo, y fue justamente eso lo que le faltó al encierro, pues fue exultante de mansedumbre, de casta mala y falta de clase, pues:

¿De qué sirve el toro de lámina  si por dentro viene vacío?

Al ruedo el cartel más interesante de la Temporada pues reunía tres gallos, ambiciosos, orgullosos y seguros de sí mismos, tres lidiadores con sitio y aguante, pero como dice el adagio tarde de expectación tarde de decepción, ya que sin toros no hay fiesta y mientras se le apunte al encaste comercial no habrá futuro para el arte taurino.

Sebastián Castella, el toreo de Béziers ha estado solvente y entregado, mostrando sus maneras de esteta; toreo a su primero Bonito (488 kilos) con donosura y temple, clavado en la arena, ligó por la derecha buenos muletazos aprovechando la movilidad y humillación del burel; de igual manera cuajó dos buenas tandas al natural. Con la tizona deja trasera y tendida, que le obliga a descabellar. Palmas.

Con Diligente (500 kilos) estuvo correcto con el percal, ante un toro con más presencia que casta, llegó a la muleta parado y sin transmisión, optando por rajarse. Con los aceros remata correctamente, palmas.

José Arcila, el torero de la tierra que vive un gran momento cosechando triunfos en México y España, salió a por todas demostrando por qué está llamado a ser referente de la tauromaquia nacional.

Recibió fino en el percal a Leguleyo (490 kilos) con la muleta inicia por estatuarios, rematados con el pase de la firma, toreo de estampa, y de clase, que pese a la voluntad y entrega contrastó con la escasa fuerza y casta del burel.

Continuó su exposición de argumentos ante Geniecillo (470 kilos) tratando de ligar y gustar, pero de nuevo el muro de la mansedumbre se interpuso; buscó pases por los dos pitones, pero a razón de la falta de casta el toro se volvió peligroso. Apelando a un último recurso, al ver que se le escapaba la tarde, se apresta a matar sin muleta -como justamente lo hiciera hace un siglo el entonces novillero, Lorenzo Garza, en la antigua plaza de Madrid-, saliendo bien librado de milagro, despacha y palmas, se le abona el valor y la voluntad.

Andrés Roca Rey, el gallo peruano, arrollador y mandón se impuso a Frijol (474 kilos) dando exposición de variedad capotera y temple muleteril, sin embargo, a mediados de la faena se quedó sin toro y se apagó su labor, correcto con la toledana despacha. Palmas

El cierra plaza Cordero (510 kilos) fue pitado de salida a razón de su mansedumbre, rehuyendo la lucha y evadiendo el paso por varas; de nuevo la desacertada presidencia, prefiere sucumbir a las solicitudes de la galería que, a los cánones de la fiesta, pues si el toro era manso, debió haber sido castigado con banderillas negras y lidiado por el peruano, pues los mansos también tienen su lidia.

En su lugar salió Diamante (494 kilos) que se invalido de salido y se terminó de malograr al caballo, siendo cambiado de nuevo por un sobrero de la dehesa de Santa Bárbara de nombre Dicharachero (484 kilos) con el que hizo su tradicional toreo de sitio y transmisión, ante una afición que a razón del escaso toro, terminó coreando todo lo que a bien quiso hacer; deja imperfecta estocada y se premia con una oreja.

Mensaje para Andrés Roca Rey

Ya ves Andrés con estos toros no se puede, cómo nos gustaría verte torear otros encastes, que bueno sería verte ante las ganaderías duras.

Ya es hora que tomes consciencia que lidiando al toro comercial estás subvalorando tu talento y engañando al aficionado.

No eres un crio ya es hora de tomar otros rumbos.

Para el cierre de la temporada

Mano a mano internacional entre Enrique Ponce y Julián López El Juli con los bovinos de Ernesto Gutiérrez, tarde para caza carteles en la que lloverán las orejas.

_____________________________

@Manzanarestoro

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________