En Manizales… Ramsés destaca en una emotiva y encastada tarde

Monumental Plaza de Toros de Manizales, segunda corrida de toros de la 63 temporada taurina de Manizales; lleno parcial en los tendidos, se lidiaron toros de la dehesa capitalina de Santa Bárbara, encaste Domecq – Nuñez, aunque ligeros de peso bien presentados variopintos de capa y serios de cara, destacando el lidiado en cuarto lugar premiado con la vuelta al ruedo.

Juan Bautista: Vuelta al ruedo y saludo.

Ramsés Asecas: Palmas y oreja.

Ginés Marín: Vuelta y silencio.

_______________________________

En horas de la mañana desde los corrales de la plaza el entusiasta Daniel Upegui, viendo el encierro del capitán Carlos Barbero me comentaba que la imponencia del toro, sus hechuras y seriedad son uno de los principales argumentos para defender la fiesta brava; y es justamente allí donde radica la grandeza del arte del toreo, en dominar a través de la serena inteligencia y el espartano valor, la fuerza de la naturaleza en plenitud; esa fuerza que inspira respeto más no lastima, que genera terror y no bostezo; el toro en su sentido estricto y no la aproximación que la tarde anterior aguó el inicio de la temporada.

Pues bien, aunque los toros de Santa Bárbara mostraron diferentes complicaciones, de algo se fueron seguros los asistentes a la Monumental de Manizales: hoy si hubo toro, hoy regreso la grandeza del coso Manizalita vestida de toro bravo y encastado.

Juan Bautista Jalabert, vino a Manizales con ilusión y buenas maneras de franco y curtido lidiador; con su primero Cocinero (446 kilos) se recreó toreando al natural por las dos manos, en una faena inteligente a media altura cuidando la escasa fuerza del burel, lastimosamente se enredó con los aceros dejando ir los trofeos, vuelta al ruedo.

Su segundo Llorón (478 kilos)  aunque transmitió no tuvo movilidad, acusando ser el más pesado del festejo; el francés intentó suplir con su técnica la mitad del toro que le faltaba, pero lo que faltaba, transmisión y movilidad, es lo que hace a un toro bravo. Todo quedo en una fea estocada que requirió descabello. Saludo desde el tercio.

Ramsés Asecas, opto por resguardarse en su toreo clásico y ortodoxo, sin tanto desparpajo para la galería, se le nota maduro y seguro de sí, pese a lo poco que torea. Ante Domingo (452 kilos) tardo en acoplarse llevándose susto con el percal, con el paño aprovecho los muletazos que le regalo el de Santa Barbará que se vino a menos por estar justo de raza, espada de regular condición y palmas.

Con Corredor (460 kilos) se decantó por el toreo de poder, doblándose con la muleta, emocionando y deleitando, pese a que en ocasiones destemplo y rayo al trapo, aspectos que pudieron entrar en juego a la hora de los trofeos; faena emotiva, cerrada con una buena estocada, premiada con una oreja, pese a la petición del respetable, vuelta al ruedo para el astado.

Ginés Marín, venía a Manizales con el ímpetu arrollador de sus escasos 20 años, se le vieron ganas, pero su expresión aún delata falencias. Con Grita claro (448 kilos) en ocasiones ligo y gusto, en otras toreó a distancia y recorto pases sin clase; dejó una estocada caída que le costó la oreja, pese a los reclamos del respetable, esperamos que la presidencia sea así de severa con las figuras.

El cierra plaza Quitasol (460 kilos) fue un toro de violenta y desclasada embestida, que, pese a comparecer en dos ocasiones al caballo, no tuvo fijeza ni humillación, en cambio le complicó el pasaje negándole toda posibilidad, el toro requería una lidia de poder, tras un pinchazo deja efectiva estocada.

Este martes continúa Manizales

La temporada en Manizales continúa el día martes 9 de enero con una novillada de Achury Viejo, encaste Parladé vía Conde de la Corte, para Sebastián Caqueza, Andrés Bedoya y Santiago Fresnada.

_____________________________

@Manzanarestoro

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________