En Madrid… Jesús García puntúa en la segunda semifinal

Madrid, plaza de toros de Vistalegre, sábado 18 de noviembre de 2017. Certamen de «La Oportunidad». Segundo festejo. Clase práctica. Se han lidiado reses de López Gibaja, correctos de presentación de buen juego en líneas generales, destacando la nobleza del primero, la calidad del tercero y la acometividad del cuarto. Menos de un cuarto de plaza.

Valentín Hoyos, escuela de Salamanca: Vuelta al ruedo.

Diego García, escuela de Colmenar Viejo: Ovación con saludos.

Jesús García, escuela Fundación “El Juli”: Oreja.

Juan José Villita, escuela Comunidad de Madrid «José Cubero Yiyo»: Vuelta al ruedo tras aviso tras petición.

Guillermo García, escuela Comunidad de Madrid “José Cubero Yiyo”: Vuelta al ruedo tras fuerte petición de oreja.

Kevin Alcoldado, escuela de Alicante: Silencio tras aviso.

Detalles:

Al finalizar el festejo se anunció la terna para la final del certamen con novillos de Guadajira, que estará compuesta por Juan José Villita – Escuela Comunidad de Madrid “José Cubero Yiyo”, Valentín Hoyos – Escuela de Salamanca y Manuel Perera – Escuela de Badajoz .
.

___________________________

Aunque el novillero madrileño paseara el único trofeo de la mañana, serán Valentín Hoyos de Salamanca y Villita, los que acompañen a Manuel Perera de Badajoz en la final del domingo.

En ocasiones el corte de trofeos no exime de repetición, y eso que muchas veces son los propios empresarios los que alzan a los cuatro vientos que una feria ha sido mejor que la anterior si el número de trofeos ha aumentado de una temporada a otra. Craso error. Sin ir más lejos, en la segunda semifinal del certamen de escuelas taurinas “La Oportunidad”, fue Jesús García quien hizo junto a Valentín Hoyos y Villita lo más granado de la matinal en la que se dieron cita cerca de dos mil personas y, en el que se pudo ver la situación en la que anda el escalafón novilleril y que con contadas actuaciones hacen de la técnica un auténtico subterfugio con el que erradicar el ostracismo ante el que se ven sometidos en el que apenas se ve un revolcón, y que el generalizado fallo con los aceros hace perder trofeos por doquier ante un encierro de garantías de López Gibaja, con un mayor número de ingredientes que en la primera semifinal.

Entre tanto solo dos novilleros han sido capaz de cortar un apéndice, si el viernes fue Manuel Perera quién estará en la final del domingo, en la matinal del sábado fue Jesús García de la Fundación de “El Juli” el único capaz de tocar pelo, tras una labor pulcra y asentada sobre ambas manos con detalles por bajo. Antes tomó los palos en una enérgica actuación muy entregada de cara a la galería. Cortó una oreja con sabor, pidiendo a gritos el salto al novillo. Muy a su pesar el jurado consideró que no debió premiarle con actuar en la final, viendo que adelanta a sus compañeros a pasos agigantados, y es que no solo deberá quedarse con el trofeo de la semifinal, sino también por el mero hecho de alzarse con el certamen “Ribera del Tajuña” debe darle alas, para dar el salto a los del castoreño.

Quién si estará haciendo el paseíllo el domingo junto a Manuel Perera será Valentín Hoyos de la escuela salmantina, dejando su impronta tras una labor poderosa que tuvo como eje la pronta conexión con los tendidos, gracias a un ejemplar que tomó con calidad los engaños del pupilo de José Ignacio Sánchez, y que cerró una actuación por manoletinas de mucho riesgo y quietud. Pudo pasear a una oreja, pero la espada lo impidió, teniéndose que conformarse con una vuelta al ruedo con honores, tras una actuación de gran calado y bella improvisación.

Junto al alumno de la escuela de Salamanca, compartirá paseíllo en la final Juan José Villita quién se metió en la final contra pronóstico, tras valorar el jurado una actuación que despertó del letargo en una importante tanda sobre la diestra, cerrando la labor con unos ayudados por alto de mucho sabor y plasticidad, nada nuevo si el galimatías de todos los alumnos fue la sinrazón de faenas kilométricas, sucumbiendo al mar de pases habitual. El cuarto fue premiado con una ovación al arrastre, mientras que Villita dio una vuelta al anillo tras petición.

Menos suerte tuvo su compañero de escuela Guillermo García, al que se le notó con cierto nerviosismo y falto de oficio en una actuación anodina. Recibió a su oponente de rodillas con una larga afarolada, quitó por chicuelinas de mano naja, comenzando su labor de hinojos, frente a un ejemplar de Gibaja que pasó sin apuntar nada. Diego García saludó una ovación desde el tercio al estrellarse frente a un ejemplar deslucido que se paró al recibirlo de rodillas en la puerta de chiqueros, y que tras acusar su oponente la mala lidia que se le dio en los primeros tercios no pudo más que atestiguar sus ganas e ilusión. No rebosó clase en ningún momento el de López Gibaja, y tampoco el alumno de la escuela de Colmenar Viejo lo arregló con la espada, en la asignatura pendiente no sólo para él, sino para todos sus compañeros de cartel. Por su parte, Kevin Alcoldado fue silenciado tras sucumbir en el mar de pases habitual frente a un ejemplar de ciertas garantías, y dando el sainete común con los aceros.

___________________________

___________________________

___________________________

@Altodel7

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________