Sensible adiós a Miguel Espinosa “Armillita Chico” en su tierra, Aguascalientes

Se fue uno de los grandes de la baraja taurina mexicana, Miguel Espinosa Armillita Chico, torero de arte y dinastía. El día de hoy 7 de noviembre, en su tierra, Aguascalientes, se llevaron a cabo una serie de homenajes en los que autoridades, toreros, ganaderos, empresarios, amigos y aficionados mostraron el cariño a una de las últimas y auténticas figuras del toreo.

Al medio día en el Palacio de Gobierno se rindió un homenaje al finado matador de toros encabezado por el Gobernador del estado, Martín Orozco y la alcaldesa Teresa Jiménez. Ante un numeroso grupo de aficionados, el cantautor hidrocálido José María Napoleón declamó unos versos en honor al torero, posteriormente se escucharon los discursos de las autoridades y se hicieron guardias de honor por parte de la familia del torero, matadores de toros, ganaderos, subalternos y aficionados presentes.

En punto de las cuatro de la tarde la urna con las cenizas del matador Miguel Espinosa fue trasladada a la catedral de Aguascalientes en donde las oraciones se elevaron al cielo. Ahí se pudo ver en las bancas de la catedral al matador de toros Enrique Ponce.

Al término de la celebración religiosa, la carrosa con los restos del matador Armillita se dirigió a la Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes y en un acto espontáneo los aficionados siguieron la carrosa por las calles hasta terminar a las puertas del patio de cuadrillas de la Monumental. Ya en el interior los aficionados ocupaban las barreras, sonó el cielo andaluz y la urna con los restos de Miguel Espinosa hicieron el paseíllo en las manos de su hermano Fermín Espinosa, de su sobrino Fermín Espinosa Armillita VI y de Enrique Ponce.

Realmente emotivo fue lo que se vivió en el ruedo de la Monumental, la afición y los profesionales de la fiesta se unieron para darle el último adiós a un gran torero; ahí en la arena que le vio crear grandes faenas y que ahora era el recinto que albergaba sentimientos encontrados, momentos de nostalgia, reconocimiento y grandeza.

Discurso sensitivo fue el dirigido por el periodista Ramón Ávila Rivera, amigo cercano del torero que logró tocar las fibras sensibles de propios y extraños al dedicarle palabras honestas y emotivas al vástago del torero, el joven Miguel Espinosa hijo. Luego llegó el turno de Enrique Ponce quien señaló:

“Tuve la fortuna de compartir con el Maestro, de ser amigo suyo, desde siempre ha sido un torero que me cautivó, desde que lo conocí. Como torero para mí ha sido un espejo, donde me he podido reflejar, una fuente donde poderme ver, siempre ha sido un torero que te llenaba el alma verlo torear, tuve la suerte de torear con él en muchas tardes en México y España, llegué a aprender de él, de disfrutarle como torero, cada tarde vestido de torero le aprendía muchísimo.

Además de un torero con un concepto del toreo realmente excepcional, me encantaba hablar de toros con él, creo que hablábamos el mismo idioma y siempre coincidíamos en lo que hablábamos, de toros,  toreros, del toreo en general, era enriquecedor estar con él.

Como persona un amigo de los de verdad compartí con él muchos momentos, viajes, momentos íntimos en los que le pude descubrir un poquito de su alma y de su corazón, porque él no tenía dobleces era transparente como el toreo que hacía, era templado como el torero que hacía, porque se torea como se es y él era así como persona, tenía además un don especial para cautivar a todo el que se acercara a él, por su simpatía, por su sentido del humor, por su pureza, por su verdad.

“Simplemente quiero expresar el dolor que sentimos todos, por el mío propio por una perdida tan repentina y que nos ha dejado un vacío tremendo.  El maestro Miguel Armillita ha sido uno de los grandes de la historia del torero, de los grandes de verdad, de los toreros que han toreado con el alma, de los que han sido fuente de toreros, torero de toreros” concluyó.

De los profesionales de la fiesta que estuvieron presentes fueron los matadores Luis Fernando Sánchez, Héctor de Granada, Enrique Ponce, Jorge Mora, Alfredo Gutiérrez, Fabián Barba, Arturo Macías, Juan Antonio Adame Arturo Saldivar, Diego Silveti, Gerardo Adame, Leo Valadez entre otros.

Y de subalternos estuvieron Efrén Acosta, Ignacio Meléndez, Felipe Kingston, Alberto Preciado, Héctor Cobos, Alejandro Prado, José Prado entre otros.

Finalmente, los restos del matador Miguel Espinosa dieron dos vueltas al ruedo en manos su familia, matadores presentes, subalternos y ganaderos.

____________________________

@AnaDelgado28 

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________