En Colmenar… La solidez de Juan Bautista

Martes 29 de Agosto de 2017. Plaza de toros de La Corredera. Colmenar Viejo (Madrid), tres cuartos de plaza en tarde nubosa. Feria de Nuestra Señora de los Remedios. Cuarta de feria. Corrida de toros de Jandilla 2º y 4º de Vegahermosa (6º bis de Fernando Peña), variados de presentación y juego: soso el primero, con transmisión el segundo, deslucido el tercero, enclasado el cuarto, descastado el quinto y anodino el sexto.

Juan Bautista: Silencio y dos orejas.

Alejandro Talavante: Ovación con saludos en ambos.

Andrés Roca Rey: Oreja tras aviso y palmas tras dos avisos.

Detalles:

El francés realizó lo de mayor calado de la tarde en el cuarto, al que desorejó tras una arrebatada labor. Talavante y Roca Rey se dejan la Puerta grande, tras pinchar sendas faenas de una corrida con posibilidades de Jandilla.

_____________________________

Un apasionado Juan Bautista fue el gran triunfador de la última de Colmenar Viejo, al desorejar a Pensionista, un buen toro con el pial de Vegahermosa con el que se gustó el francés haciendo del toreo, la elegancia personificada. No quiso dejarse ganar la partida, y tiró la moneda en el momento que peor lo estaba pasando toda vez que su primero no funcionó.

Y es que Juan brilló con luz propia con el segundo, en una faena de temple y plasticidad. A por todas salió el francés en el cuarto. Ya avisó de lo que sería capaz al recibir a Pensionista de dos largas afaroladas de rodillas. En estado de éxtasis, puso pasión y hasta tomó los palos firmando un tercio emotivo y de bella factura con un último rehilete al violín.

La plaza en pie.

Continuó en su línea, al echar la rodilla en tierra e iniciar una faena en la que volvió a poner el corazón. La plasticidad en sus muñecas acompañó al de Vegahermosa, en una labor decidida y de convicción. A tumba abierta se echó para acabar con su segundo del que paseó las dos orejas. Triunfo de Ley.

Y es que quiso quitarse la espina del soso primero, un toro sin fuerzas y parado del que solo pudo dejar algún muletazo suelto sin emoción, en una labor a la que le faltó redondear.

La irregular temporada de Alejandro Talavante aterrizó en “La Corredora” epicentro de la feria de referencia de la zona norte de la Comunidad, y es que el extremeño tan pronto es capaz de hacer magia que de “dar gato por liebre”. Así es este torero.

En esta ocasión, la espada le impidió tocar pelo de un lote variado al que le faltó casta – como a todo el encierro -. Sacó todo su repertorio en el segundo en un ejercicio de naturalidad y de buen toreo en todos los tercios. A la verónica dejó su impronta, lo propio hizo en un quite por chicuelinas rematado de una media poniendo a la plaza boca abajo tras una faena acompasada, en las que fue mimando las dulces embestidas de un Ostrero con calidad en sus viajes.

La nobleza del de Vegahermosa la acompañó Talavante con varias series de calidad por el pitón derecho. El mejor del toro. La largura en los muletazos iba camino del premio gordo. El cierre por manoletinas puso a la plaza en una caldera, pero todo se esfumó con un sainete con la espada.

¡Una pena!

El público le reconoció su labor, aplaudió al toro y obligó a Talavante a recibir una ovación desde el tercio.

Parecido fue el capítulo frente al quinto, al que Talavante le corrió la mano con soltura en una faena de escasa transmisión. Descastado y colaborador fue la nota dominante del Jandilla que llevaba los vuelos a media altura. Se volvió a atascar la espada, pero los tendidos muy amables con el extremeño le tributaron otra ovación.

Lidera el escalafón, pero Andrés Roca Rey continua diciendo poco. Ciudad Real, Almería y Colenar Viejo, han sido sus últimos destinos y en ninguno de ellos se vio al Roca de hace unos meses. Y es  que el peruano pasó sin pena ni gloria por el coso de La Corredera, y es que en realidad la irregular temporada que está cosechando no le está ayudando a coger ritmo, y por cada triunfo, se cuentan por varias las tardes en blanco.

Unas veces por el mal uso de la tizona y otros por el escaso juego de los toros que selecciona para la ocasión.

Así ocurrió en su presentación en Colmenar, que aunque paseara una oreja la sensación fue de sobriedad y poca sintonía. Y eso que su gusto con el capote, y su oficio a pesar de no llegar a cumplir la veintena, atesoran en el diestro peruano gran parte de las ilusiones para la afición americana.

Comparado en multitud de ocasiones a los diestros con los que se mide tarde tras tarde – Enrique Ponce, El Juli, Cayetano, Sebastián Castella… – hace que el encorsetamiento al que se encuentra sometido, no sea el mejor para un muchacho que está viviendo su juventud de una manera fugaz. Se le mide como una auténtica figura, y no todos los días puede estar bien. Le falta regularidad. Le sobra capacidad.

Una oreja paseó del tercero – lidiado en sexto lugar -, en una faena de absoluta pulcritud. Muy desclasado el Jandilla, Roca pechó frente a un toro que punteaba los finales y puso el corazón en unas encorajinadas manoletinas con las que abrochó una faena que rubricó de una estocada.

Con el sobrero de Fernando Peña todo un torazo, lo sostuvo en una labor de enfermero sobre ambas manos. Distraído y sin humillar, le apretó el peruano pero no había reunión en una faena larga y rubricada de una media tras pinchazo. Palmas recibió tras dos avisos mientras que a hombros se marchaba Juan Bautista que brilló en el cierre de una feria que de la mano de Mariano Jiménez y José Ignacio Ramos se consolida por tercera temporada consecutiva, aumentando en el número de abonados y de potenciar una carteleria en la que se han ido anunciado a las principales figuras del momento.

_____________________________

@alb_bautista

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________