En Almería… Tímido inicio

Miércoles 23 de Agosto de 2017. Feria de la Virgen del Mar. Primera de feria. Plaza de toros de Almería, un cuarto de plaza en tarde soleada. Novillada con picadores de Juan Manuel Criado; 4º y 6º de Encina Grande -justos de presentación, y desiguales de hechuras y juego. Noble con transmisión el primero, inválido el segundo, noble el tercero, manejable el cuarto, manso y deslucido el quinto y descastado el sexto.

Leo Valadez: Ovación con saludos tras aviso y dos orejas.

José Cabrera: Oreja y ovación con saludos tras petición.

Antonio Catalán Toñete: Oreja y oreja.

Detalles:

Al finalizar el paseíllo, se guardó un minuto de silencio en memoria de los fallecidos por el doble atentado de Barcelona, ocurrido el pasado jueves 17 de Agosto.

Leo Valadez y Toñete a hombros, ante una desigual novillada de Juan Manuel Criado en el inicio de la feria de Almería.

La terna saludó una ovación desde el tercio, antes del comienzo del festejo.

___________________________

¡Goles son amores y no buenas razones!, sabio refranero castellano que bien podría circunscribirse a las salidas a hombros, y es que en ocasiones el público festivo hace acopio de ellos. En la novillada que sirvió de apertura de la feria de Almería, se anunció una novillada de Juan Manuel Criado que fue remendada con dos deslucidos ejemplares de Encina Grande.

Con estos mimbres, el mexicano nacido en Aguascalientes, Valadez, a las puertas de su alternativa y Toñete salieron a hombros del coso almeriense. Aunque ninguno de los dos, mediaran con claridad su condición novilleril puesto que se echó en falta actitud, quites y eso que en el caso del primero, sobró capacidad. Por su parte el novillero almeriense José Cabrera solo pudo pasear un trofeo del segundo, toda vez que se topó con los dos ejemplares más deslucidos de la desigual novillada.

Leo Valadez anda esa línea cómoda de la madurez que le hace codearse como una auténtica figura de los novilleros, aunque esa áurea no le hace más que resaltar su oficio para lidiar ganaderías de garantías y sin grandes aspavientos. En el inicio del ferial almeriense paseó dos orejas – excesivas – del cuarto, dejando patente su fácil manejo del percal. Y eso que un quite por zapopinas puso en ebullición una faena en la que abusó de las distancias ante un entipado ejemplar de Juan Manuel Criado. La labor sobre ambas manos, tuvo sello y distinción cerrando su actuación de una soberbia estocada.

Con el que abrió plaza, un ejemplar corniapretado con un condición de nobleza y transmisión que ya lo querrían muchos, le sirvió al mexicano para que realizase un vistoso quite en el que combinó delantales y saltilleras, con el que acabó alargando la embestida sobre ambas manos, instrumentado una labor que no encontró el refrendo en los tendidos, toda vez que instrumentó una labor larga sin acritud. Quiso asegurar el trofeo con unas manoletinas rodilla en tierra, pero todo quedó en ovación con saludos toda vez que el fallo con los aceros restó mérito a una faena de escaso bagaje.

Toñete que hacía su presentación en Almería compartió salida a hombros con Valadez con la fórmula 1+1. Se sobrepuso con el tercero en una labor encajada y al natural, ante un novillo que pronto se vino abajo. Aún así, el navarro le robó pases al noble ejemplar. Cerró por naturales su actuación y lo tumbó de un sublime espadazo. Otro apéndice paseó del que cerró función, un novillo reservón y en algunos momentos con cierta complejidad. Se gustó toreando en redondo frente a un novillo carente de casta en líneas generales.

Por su parte José Cabrera, no pudo acompañar a sus compañeros de terna a hombros, aunque sus ganas y su capacidad calaron en el inicio de feria. Su concepto de no dejarse ganar la pelea, y no desaprovechar ninguna oportunidad fueron la carta de presentación de uno de los novilleros de mayor cualidades de la provincia, aunque en esta ocasión se estrellara estrepitosamente frente a un ganado de nula condición. Una oreja paseó del inválido segundo, gracias una vez más a un ejercicio de valentía aderezado por momentos de serenidad, frente a un novillo abierta de cara.

Hasta la puerta de chiqueros se fue a recibir a su primero, que acabó arrollándole de salida, se rehizo del susto y gustó el toreo de capa. Un puro espejismo. Toda vez que el inválido ejemplar de Criado, acabó perdiendo las manos en repetidas ocasiones. Las protestas se hicieron evidentes, pero en un ejercicio de insensatez el Presidente miró hacia otro lado. Aún así, tomó los palos y banderilleó con destreza. Y ahí acabó todo. La faena no tuvo apariencia ni nada que se le pareciera, envalentonado el almeriense quiso pero no pudo ante el pobre ejemplar. La faena no logró calar en los tendidos y eso que tumbó al inválido de Criado de un espadazo.

Oficio le faltó con el manso que hizo quinto, otro de «Criado» aquerenciado en tablas durante toda la faena y que se vio sobrepasado frente a un oponente que pedía a voces lidiarlo y que Cabrera se apresuró a dejarle una amalgama de pases por alto sin decir nada. Dejó una estocada entera tras pinchazo y todo quedó en una ovación desde el tercio.

A hombros se marchaban Valadez y Toñete en un ejercicio de victimísmo toda vez que el que debería haberlo hecho se fue andando por el patio de cuadrillas. Y es que hay tardes, que lo de menos son los trofeos.

_____________________________

@alb_bautista

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________