En Bilbao… Antonio Ferrera, en medio de la complicada mansedumbre luce la solidez de su arte

Bilbao. Plaza de toros Vistalegre. Segunda de Las Corridas Generales. Menos de un tercio de plaza. Toros de Torrestrella, correctos en presentación, pero mansos y con genio, por lo que resultaron complicados, violentos, al margen de acudir con la cabeza alta. Ninguno peleó en varas, varios después de estrellarse con el peto, quedaron dormidos ahí, o aventaron cornadillas para deshacer el encuentro. Inexplicablemente el público aplaudió en el arrastre a varios ejemplares, por ser mansos, violentos y complicados, porque no mostraron otro atributo.

Juan José Padilla: Silencio y tras aviso y silencio.

Antonio Ferrera: Ovación tras aviso y oreja.

David Fandila El Fandi: Silencio y silencio.

Detalles:

Inadmisiblemente, cierto sector del público protestó que Antonio Ferrera, llevara banderillas con los colores de la bandera de España, por lo que con toda razón decidió no banderillear, porque no puede ir en contra de sus raíces. Es ESPAÑOL a mucha honra.

__________________________

La madurez de, Antonio Ferrera, es un ejemplo a visualizar por todos los toreros, en especial por los que se denominan figuras y que están inmersos en la frivolidad, en la comodidad el toro comercial.

Y es un ejemplo a seguir, por la honradez implícita de Antonio, por su respeto explícito para la liturgia que rige el rito, por la verdad portentosa que le acompaña en su expresión artística.

Le han correspondido dos toros grandones, que no tenían contenido y sólo la mansedumbre asomó en todo momento, sí asomó acompañada del genio, de la casta mala.

Si bien es cierto que eso es un reto a demostrar la grandeza torera de un artista como sin lugar a dudas es, Antonio, fue mostrada a cabalidad en ambos ejemplares, extrayendo faenas impensables, tras dominarlos, y atemperar la violencia estentórea que mostraron los ejemplares de Torrestrella. Ferrera, se ha convertido en un torero de toreros, más allá de esos niveles frívolos que existen para mal valorar a un torero.

Daba una gran emoción ver que el dominio hacía acto de presencia en el genio de los toros. Sí, ver cómo les obligó literalmente a acudir a su muleta poderosa. En su primero de no haber sido por el acero hubiera cortado hasta dos orejas, mientras que en su segundo si consiguió pasear una oreja de mucho peso.

Juan José Padilla, un torero de voluntad y entrega a raudales, se le nota cansado, y en ocasiones extraviado, tras un par de banderillas estuvo casi a merced del toro, cuando trató de brincar en tablas y quedó sin poder saltarlas. Las faenas tuvieron voluntad ante dos toros de diferente situación en su mansedumbre, el primero no embestía y el segundo fue violento, aún así a este -su segundo- sacó pases de mérito.

El Fandi, entusiasma con la espectacularidad que le acompaña en las banderillas, pero después no puede remontar porque baja estrepitosamente en la muleta. Con su segundo, el peor de todos, sólo anunció una faena que nunca pudo llegar.

Cabe hacer notar, que los tres toreros se invitaron en los primeros tres toros a banderillear.

Al final, todos nos quedamos con la luminosa sensación que deja un artista cabal, como sin lugar es… Antonio Ferrera.

_____________________________

@TorosenelMundo_

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________