En Huesca… Puerta grande para Juan José Padilla y Sebastián Castella

Huesca, viernes 11 de agosto de 2017. Segunda de la Feria de la Albahaca de San Lorenzo. Con un casi lleno en los tendidos, en tarde soleada y con viento molesto, se lidiaron seis toros de La Palmosilla de buena presentación, que dieron juego por su nobleza y calidad.

Juan José Padilla: Dos orejas y silencio.

Sebastián Castella: Dos orejas y oreja tras aviso.

Alberto López Simón: Oreja con petición de la segunda tras aviso y palma.

____________________________

Salió el primero de la tarde par Juan José Padilla que lo recibió con una larga afarolada de rodillas. El toro mostró su escasas fuerza con el percal y en varas. Quitó por chicuelinas, tafallera y revolera. El toro fue pronto en banderillas y le permitió cuajar, el jerezano, este segundo tercio. Inició su trasteo en los medios de rodillas, vino a por todas. El toro ofreció posibilidades por su nobleza, aunque siempre con la cara a media altura y poco a poco se fue a menos. Se puso el respetable en el bolsillo toreando con alegría con un estilo tremendista pero valiente. Remató su faena con alardes de rodillas. Mato de una estocada entera algo tendida que la presidente premió con el doble trofeo, un tanto exagerado.

Con el cuarto, no pudo lucirse con el percal, cumplió el de La Palmosilla en varas. Hizo un quite por navarras rematado con una revolera. El toro tiene cierta calidad y le permitió cuajar un brillante tercio de banderillas. Con la franela, inició su labor sentando en el estribo y luego de rodillas con derechazos. El toro tuvo buen son, bondad y se le pudo torear con cierto temple, pero siempre a media altura. En la parte final le costó embestir en el engaño faltándole motor y con las exigencias de su muleta, el astado se rajó. Tuvo entonces que tomar el estoque colocando un pinchazo hondo con cinco descabellos. Oyó los silencios.

El torero galo, Sebastián Castella recibió el segundo de la tarde que no cumplió en los primeros tercios. Recibió un leve castigo. Tampoco no estaba sobrado de fuerzas. Quitó por chicuelinas rematando con una revolera. Inició su labor muleteril con estatuarios con oficio, y se vio que al toro había que darle tiempo. El astado se vino arriba humillando con nobleza y permitió al diestro francés lucirse con armonía e inteligencia dándole todas las ventajas. El toro fue noble en la franela y consiguió meterle en la canasta con mucho mérito ya que se inventó una faena donde no había. Remato su obra con redondos por la espalda. Lo mató con una casi entera algo trasera y fue también premiado con dos orejas merecidas.

Salió el quinto con el que no pudo acoplarse con el percal. Tomó una vara cumpliendo sin más. E inició su faena con doblones de buen sabor. El astado fue codicioso con cierta nobleza y consiguió humillar en el engaño, pero el toro tiene menos recorrido. Anduvo Sebastián Castella con razón con él, perdiendo algunos pasos para poder ligar en redondo como al natural. Llegó a dominarlo ganándole la pelea en una faena pulcra sobre todo con el pitón derecho. Se gusto el francés toreando relajado y con entrega. Mato de una estocada entera contraria por atacarse del toro y tras un aviso, se le premio un trofeo.

Alberto López Simón se enfrentó con el tercero, un toro con romana, cuajado y con trapío. Fue bien picado en su sitio. También este ejemplar tuvo calidad y pronto y en la mano, lo llevo con la mano zurda dibujando excelentes naturales. El astado tuvo temple y recorrido, pero había que hacerle bien las cosas. El torero de Barajas cuajó una faena con un toreo puro con mucho sentimiento, aprovechando las buenas embestidas de un toro bravo y humillador en el engaño. Remato su obra con luquesinas y pases de pechos de rodillas. Le colocó una estocada entera pero trasera que hizo que el toro tardará en caer en los medios del redondel. Tras un aviso, el respetable le premió con la oreja y pidió con fuerza la segunda que injustamente se le negó el palco presidencial.

Con el que cerraba plaza, le molestó el viento con el capote, pero tampoco permitió lucimiento el astado de salida. Quizás el toro más deslucido del encierro al que le faltó final, siendo también codicioso y al que había que tirar de él. Consiguió algunas tandas por ambos pitones cuando le encontró la buena distancia sin enganchones. El toro no era nada fácil, pero respondió en la muleta del madrileño. Mató con tres pinchazos, una estocada entera tendida y trasera con dos descabellos. Se silenció su labor.

____________________________

Fotos: por cortesía de Albahaca y Plata.

____________________________

@PhilippeGilMir

______________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

______________________________________________________