En Santander… los ‘julipiés’ también regalan puertas grandes

Plaza Cuatro Caminos de Santander. Lleno. Se lidiaron astados anovillados, mansos de Garcigrande y Domingo Hernández.

Julián López El Juli: Oreja tras aviso y oreja.

Miguel Ángel Perera: Saludos desde el tercio y oreja.

Andrés Roca Rey: Silencio y silencio.

Las puertas grandes se pueden ganar por faenas machaconas, efectistas y vulgares, más para las graderías, pero con julipiés espectaculares. Esto ocurrió en este festejo en donde los toros de la ganadería comercial predilecta de Juli, resultaron anovillados. Las ganas estuvieron planteadas a gran lejanía abusando del pico de la muleta. Oreja en cada astado y la puerta grande garantizada.

Perera es el caso de un buen torero que se vio envuelto en un sistema en el que entró pero no es lo suyo, toros comerciales, que le impiden por su mansedumbre expresar su toreo.

Roca Rey, otro joven tan valioso pero mal administrado, en estos carteles, que la gente la va a ver, ya que es el atractivo del festejo, llevan animales a contra estilo y tiene que luchar contra viento y marea para extraerles lo que no tienen. Mucho hizo con el sexto que tuvo peligro.

_____________________________

@TorosenelMundo_

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________