En Lisboa… La clase de Manzanares

Lisboa, 13 de Julio. Lleno. Toros de Charrua para caballo, sin raza 1.º e 2.º, colaborador el 3.º.  Toros de Garcia Jimenez, Nuñez de Tarifa e Juan Pedro Domec, se descató el 2.º.

Pablo Hermoso de Mendoza: Vuelta; vuelta; y vuelta.

José Maria Manzanares: Ovación; dos vueltas; y dos vueltas.

__________________

Clase. La palabra que define la última noche de toros en el Campo Pequeno. La palabra que define el toreo de José María Mazanares.

La faena al cuarto de la noche (García Jiménez), que al principio invistió en el capote del torero de Alicante, por los dos pitones, con nobleza y humillado, nos hizo creer que algo importante se pudiera pasar en el ruedo de Lisboa. El saludo capotero fue precioso. La expresión de cada verónica y aquellas ajustadas chicuelinas, de manos bajas, fueron obra de genio. Después José María llevó a cabo una faena perfumada de clase, temple, armonía y torería. Me gustó Manzanares. Totalmente metido en la faena, estuvo extraordinario con la mano derecha y con la zurda igual. Toreo del caro. Con empaque en los tendidos. Apoteótica faena de José María Manzanares.

Con su primer estuvo sobrio; el toro de Núñez de Tarifa no acabó de romper, igual que la faena. Con el último, de Juan Pedro Domecq, con el capote volvió a entusiasmar – como sobresaliente «Cuqui» salió al quite por gaoneras – y cuando la faena empezó a ganar forma invitó de nuevo a Joaquim Ribeiro para compartir consigo la faena. Inédito e inoportuno. «Cuqui» agradecido respondió con entrega. Quien pagó para ver a Manzanares con tres toros se sintió defraudado. En el cuarto toro Manzanares fue premiado con dos vueltas al ruedo, y en el sexto (faena que no hizo!) con dos más. Resultado: salida en hombros por la puerta grande !?

La presencia de Pablo Hermoso de Mendoza se resumió a su última actuación. Los dos primeros toros de Charrua no sirvieron para que Pablo brillara, sin raza (Jacobo Botero como sobresaliente clavó dos banderillas en el segundo); el último tuvo más virtudes, pero en mi entender no tantas como el Presidente entendió, con la llamada del ganadero al ruedo. A lomos de Brindis y con Disparate, sacó partido de las hermosinas y clavó sus mejores cortas de la noche.

Por los Amadores de Montemor-o-Novo: Francisco Barreto al segundo intento, João da Câmara a la quinta y a cerrar Francisco Borges a la primera.

__________________

Foto: João Silva

__________________