En Lisboa… ¿ Donde está la seriedad del toro en la capital?

En la plaza de Campo Pequeño de Lisboa (Portugal). Toros de Hermanos Moura Caetano, sin trapío y sin raza.

Rui Fernandes: Vuelta y vuelta.

João Moura Caetano: Vuelta y vuelta.

Leonardo Hernández: Ovación y vuelta.

__________________________

Se impone cuestionar: ¿Dónde está la seriedad del toro en la Monumental del Campo Pequeno?

No concibo (otros aficionados y yo) que salgan al ruedo de la primera plaza de toros del país, seis ejemplares como los que vimos ayer.

No basta tener cuatro años cumplidos. No basta tener más de 500 kilos de peso. Lo que hemos visto fueron seis toros de Hermanos Moura Caetano sin la «punta» de seriedad (trapio, por otras palabras), más adecuados a una desmontable que a la primera plaza de toros del país.

¡Y no es la primera vez!

Durante la tarde (en la prensa de la especialidad), la empresa presentó al público los ocho ejemplares que se encontraban en los corrales de la capital.

Tal vez no haya tenido la noción, que la divulgación de los mismos tuvo un retorno contrario al pretendido, en vez de llevar público, sacó público! Y no nos quedamos por aquí.

Sin trapío … Y mansos, desinteresado, sin raza, con querencia en tablas, sin voluntad de invertir … Mansos de libro. ¡Los seis!

La historia de la última noche en Campo Pequeño se cuenta en pocas líneas.

Rui Fernandes tuvo la actuación más convincente con el primero de la noche. A lomos de «El Dorado», mostró disposición para contrarrestar con la mansedumbre del ejemplar de Hermanos

Moura Caetano, sobresaliendo una segunda banderilla corta de buena nota. Con el quinto, nada añadió. De João Moura Caetano, recuerdo apenas dos hierros: en el primer toro, con el Temperamento, un quiebro ceñido; y en el segundo, con el Xispa, otro corto de buena nota.

El paso de Leonardo Hernández por la capital carecía de contenido e interés. Lejos de entusiasmar quién sabe lo que es el toreo a caballo.

El grupo de Turlock volvió a enriquecer su historial con la noche de ayer. Pegaron Jorge Martins al primer intento, Seteven Cambaio también a la primera y David Sánchez a la segunda.

Por los Amadores de Alcochete concretaron Pedro Viegas a la cuarta, Diogo Timoteo a la segunda y el cabo Nuno Santana a la primera.

¡Extrañamente (o tal vez no!)

Nadie protestó con la presentación de los toros. ¡Señales de los tiempos modernos … tiempos peligrosos!

________________________________________

– Impresentable ejemplar para la catedral del toreo a caballo

________________________________________

@TorosenelMundo_

_____________________________