En Nîmes… Puerta de los Cónsules para Juan Bautista

Nîmes (Francia) anfiteatro romano. Quinta de la feria de Pentecostés, con lleno en los tendidos, en horario vespertino, se lidiaron seis toros de distintas ganaderías. Toros de La Quinta, noble y repetidos, enclasado. Parladé, noble pero soso; Jandilla, noble, con clase y repetidor; Pedraza de Yeltes (4º bis), noble y con clase por el derecho; Carmen Lorenzo, manso; y Garcigrande (6º bis), deslucido, brusco y soso. Para Juan Bautista como único espada.

Juan Bautista, en solitario, dos orejas, ovación con saludos, dos orejas, ovación con saludos, ovación con saludos y silencio.

____________________________

El maestro de Arles Juan Bautista había citado a los aficionados de Nîmes para un gran reto. El de encerrarse con seis toros, y además de distintos encastes. El reto ha sido superado puesto que Juan Bautista cortó un total de 4 orejas y pudo abrir la Puerta de los Cónsules. Es el primer torero que la abre en lo que va de Feria.

Cortó dos orejas del buen primer toro de La Quinta. El toro desarrolló muchas cualidades sobre el pitón derecho y Bautista pudo gustarse, toreando despacito y relajado con muletazos muy templados. El toro, bueno, pero exigente a la vez, permitió al torero dar una gran dimensión de su toreo y de su momento. Mató de una entera recibiendo.

También cortó dos orejas del tercer toro, el de Jandilla. El astado fue el protagonista de un gran tercio de varas con el picador Alberto Sandoval. Juan Bautista decidió poner el caballo bajo la presidencia y el toro arrancó de 25 metros bajo la ovación del público. Con el gran ambiente que se estaba levantando, Bautista decidió coger los palos y encargarse del segundo tercio. Después de los grandes primeros tercios el toro llegó con poco motor en la muleta del maestro que lo entendió perfectamente y que le dio otra gran faena al ritmo de la música de “Mission”. Faena relajada y templada, lo que fue el secreto para que el toro durara lo máximo.

Luego, poco ayudaron los toros para que Juan Bautista pudiera redondear la tarde. El toro de Parladé se quedaba muy corto en la muleta del maestro que lo intentó todo. El sobrero de Pedraza de Yeltes tuvo un buen pitón izquierdo, Juan Bautista lo aprovechó, pero el toro transmitió poco. El de Carmen Lorenzo desarrolló una gran mansedumbre desde su salida. Corrió mucho el toro y Bautista tuvo que hacer un gran esfuerzo para meterlo en la muleta. El sobrero de Garcigrande no se empleó nunca en la muleta. Fue violento y descastado, no le dio ninguna opción al francés. ____________________________

Fotos: Jean Pierre Souchon

____________________________

@PhilippeGilMir

______________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

______________________________________________________