Lo dice Pepe Mata… Colombo triunfó a pesar del impedimento del mezquino presidente

Han salido seis novillos de El Montecillo, con apariencia de toros, los que salieron por la puerta de toriles de la monumental venteña, para una terna de la que ha destacado, sin lugar a dudas, el venezolano, Jesús Enrique Colombo; sus compañeros, Pablo Aguado y Rafael Serna, han estado, y que bien para ellos, aunque dijeron tan poco.

Tan poco, que ahora mismo los testigos del hecho seguramente no se acuerdan de ellos.

De quien sí deben estar en este momento recordando hechos puntuales y trascendentes, es del joven Colombo, quien ha puesto el corazón sobre la arena en dos propuestas que enseñaron la firme convicción para conquistar un lugar de primerísimo nivel.

¿Que tiene fallas?

Sí, fallas, pero… ¡no limitaciones!

Porque esas fallas que se le apreciaron, las irá superado en los ensayos diarios, transformándolas en venturosos aciertos para sus próximas comparecencias; mientras que las limitaciones no se le aprecian, porque cada quien tiene su nivel máximo de competencia, y se observa en el joven Colombo, que ese límite está muy, muy lejos, de su inmediato horizonte.

Convenció su apasionada entrega, con dos toros mansos con genio, no se podía esperar otra situación, El Montecillo es desencaste Domecq, y se les acentúa este defecto de la mansedumbre; no obstante, al joven Colombo se le extremó la virtud de ir para mucho más y de no arredrarse ante el reto.

Banderilleó exponiendo hasta lo indecible, extrajo pases más que meritorios, y la rúbrica de su segundo ha sido poniendo el corazón por delante, no importándole herir su geografía corpórea.

Tras claudicar el toro, porque eso era su apariencia…

… un toro, el público exigió, la gran mayoría exigió, una oreja que era el indiscutible reconocimiento a la valía de un joven que tiene todo para consolidar como el mejor.

El habérsela negado por situaciones mezquinas el presidente del festejo, sólo hace notar que odia el éxito ajeno, y no logra comprender lo que ha conseguido consumar, José Enrique Colombo, con base en sólidos argumentos que le sustenta y se vieron contundentes en el coso titular del mundo.

Desde aquí mi enhorabuena al valentísimo novillero venezolano, que siga a más, porque tiene un futuro halagüeño, que continue con los arduos ensayos diarios, pensando en el arte del toreo como la pasión más excelsa que posee.

Porque de una cosa estoy seguro…

Jesús Enrique Colombo, promete mucho y estoy seguro que… ¡cumplirá!

_____________________________

@PERIODISTAURINO 

_____________________________