En Madrid… Desatinos en la suerte suprema que se llevaron orejas

Las Ventas, 14 de mayo. Primera corrida de rejones de la temporada, cuarto festejo de la Feria de San Isidro.Tres cuartos de plaza. con toros de José Benítez Cubero y Pallarés (3º y 4º), destacando la mansedumbre y sosería del lote de Manuel Manzanares.

Andy Cartagena: Ovación y fuerte ovación.

Sergio Galán: Silencio y vuelta al ruedo tras petición.

Manuel Manzanares: Silencio en ambos.

____________________

A lomos de Cuco comenzaba Andy Cartagena su actuación ante el de Benítez Cubero, un toro entregado en la salida, que se fue apagando poco a poco. Tomaría a Picasso para dejar unas buenas banderillas. Con gran elegancia se movió Cúpido, quien consiguió enamorar al respetable. Un exceso de confianza por parte del jinete al perder de vista al toro provocó un susto a Pinta; el Apalussa que empleó para dar muerte al astado tras un pinchazo.

Con movimiento salió el cuarto de la tarde, al que el rejoneador alicantino recibió sobre Mediterráneo para dejarlo quieto en los medios. Andy Cartagena supo entenderlo a la perfección, consiguiendo conquistar al tendido sobre Bandera, un joven lusitano, de cuatro años, que se supo mover con delicadeza; y sobre todo, con Luminoso, precioso albino que se levantó sobre los cuartos traseros con una verticalidad de manual y sobre el que el rejoneador dejó un violín. Habría cortado la oreja de no haber sido por los tres pinchazos que propició al animal.

En los chiqueros recibió Sergio Galán al segundo de la tarde, con Amuleto. Sobre Ojeda ejecutó un toreo clásico de mucho mérito, llevando al toro de costado con gran temple y aguante. Sensacionales piruetas dejó Titán. La faena concluyó con Óleo, con quien falló con el rejón de muerte y tuvo que emplear el descabello.

Muy bien supo gestionar a su segundo el jinete conquense, colocando el castigo en corto. Con mucha calidad y destreza provocó el arranque del soso animal sobre el jaco Apolo. Cuando todo el público estaba de su parte, el riesgo y la torería se hicieron presentes con sus dos pares a dos manos en la grupa de Embroque. Concluyó su faena con Óleo, sobre el que colocó la rosa. Una estocada trasera y dos descabellos fueron los necesarios para pasar de cortar un ápice a dar la vuelta al ruedo, tras una fuerte petición del benévolo y respetable tendido.

El menos agraciado de la tarde en cuanto a bravos se refiere fue Manuel Manzanares. Un manso tercero al que intentó mover por el ruedo y no fue posible sacarlo de las tablas siquiera. Hasta dos veces decidió echarse el animal, a pesar de no castigarlo demasiado al inicio. Pronto decidió tomar a Sócrates para finalizar la faena con un pinchazo hondo que hizo que el de Pallarés se echase.

Siguió intentándolo con el sexto de la tarde, pero éste se daba la vuelta hacia los chiqueros. Príncipe y Farruco fueron los elegidos para las banderillas, en las que puso todo de su parte Manzanares ya que el descastado toro no le brindó opción alguna de lucirse.

En general, una animada primera tarde de rejones en la que se pudieron apreciar detalles muy toreros de Sergio Galán y Andy Cartagena, los que de no haber sido por los numerosos errores con el rejón de muerte, se habrían cortado orejas. Pero así de completa es nuestra fiesta, que exige que se cumpla con todas las suertes, y la suprema es una de ellas. Sólo de este modo podremos defender los toros, que tan ligados están en esta nuestra cultura.

_____________________________

@pablobielsa5

_____________________________