En Madrid…Vuelta al ruedo de peso para Daniel Menés

Las Ventas. 30 de abril 2017. Primer festejo de la Feria de la Comunidad de Madrid. Con novillos de Sánchez Herrero. Una tarde desapacible caracterizada por la lluvia y la mansedumbre pero salvada en el último de la tarde por parte de Daniel Menés, quien ha conseguido despertar al frío tendido de Las Ventas.

Tulio Salguero: Silencio y silencio.

Álvaro García: Silencio y silencio.

Daniel Menés: Silencio tras aviso y vuelta al ruedo.

__________________________

Tras el paseíllo se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del maestro jienense, Sebastián Palomo Martínez, conocido como Palomo Linares.

Con la salida del primer novillo caían las primeras gotas de lluvia de la tarde, cuando Tulio Salguero le recibía con el capote hasta dejarlo en los medios. No tardó el viento en hacerse presente y deslucir el vuelo de la muleta. El novillero extremeño lo intentó por ambos pitones pero la escasa transmisión del astado le ha obligado a coger los aceros y terminar con una estocada tras pinchazo. A destacar el corte en la mano derecha que se ha propiciado al intentar apartar una banderilla.

La lidia de su segundo se ha caracterizado por una brega un tanto desordenada, en la que nadie toreaba y todos daban capotazos. Demasiado se ha picado en el caballo al manso de 530 kilogramos de peso, circunstancia que se ha visto reflejada en la inmovilidad del novillo ante la muleta. El novillero ha intentado alargar algo que no tenía fundamento alguno, terminando así con una media estocada y descabello.

Descompuesto salía el primer novillo de Álvaro García. El animal se ha mostrado nervioso, inquieto y sin nobleza durante toda la lidia. Ha concluido rápidamente con una buena estocada. A la verónica recibía al quinto de la tarde, un novillo manso que ha derribado al caballo de chiqueros. Las posibilidades en la suerte de muleta han sido nulas ya que le ha sido imposible conseguir bajar la mano durante la embestida. Notorio reflejo de la mansedumbre del astado ha sido cuando no lograba el joven de San Sebastián de los Reyes sacarle de las tablas para entrar a matar.

Otra cosa respiraba el público venteño durante las actuaciones de Daniel Menés, quien recibía a su primer novillo con capotazos de muy buen gusto. En la muleta ha sabido colocarse, llamar y conducir a un novillo con algo más de movilidad. El de Marcial Lalanda ha logrado enlazar embestidas por el pitón derecho y terminar con manoletinas.

Bien claro tenía Menés que podía reanimar al reducido y descontento público que quedaba en la plaza más importante del mundo, y así fue. A pesar de varias rajadas del novillo, ha sabido dejar cortas tandas de gran temple y suavidad con la muleta. Posteriormente ejecutaría unas manoletinas para finalizar con una estocada entera, que daría rápida muerte al animal. La petición de oreja se enfrió derivando en una vuelta al ruedo más que merecida.

En conclusión, una novillada mansa con una meteorología desfavorable, en la que Daniel Menés ha podido templar las negativas sensaciones que el ganado ha dejado, y que para nada son saludables para defender esta Nuestra Fiesta.

_____________________________

@pablobielsa5

_____________________________