En Nimes… Luis David Adame y Alejandro Talavante a hombros

Anfiteatro romano de Nimes. Quinta y última de la Feria de la Vendimia. Domingo 18 de septiembre, Vespertina. Toros de Núñez del Cuvillo. Bien presentados en su conjunto que dieron buen juego, excelente el bravo quinto. Tarde nubosa y con algo de viento. Media entrada larga.

Alejandro Talavante: Dos orejas y silencio

Alberto López Simón: oreja con fuerte petición de la segunda y ovación tras dos avisos.

Luis David Adame que tomaba la alternativa: oreja con petición de la segunda tas aviso y oreja.

Detalles:

Saludó el mayoral de Núñez del Cuvillo cuando terminó el festejo.

__________________

Alejandro Talavante doctoró el joven diestro hidrocálido Luis David Adame. Con su primer oponente que iba a su aire en el tercio de varas, no pudó lucirse con el capote. Después de la devolución de los trastos, inició su faena de rodillas con la diestra, ofreciendo una arruzina tras de la cual fue cogido sin mayores consecuencias. Siguió ligando buenos naturales al ralentí y derechazos de buena factura. Remató la serie con otra arruzina, siendo muy de su repertorio. El toro fue muy noble. Lo mató con una gran estocada hasta la bola en todo lo alto de gran eficacia. Premiado con las dos orejas. En el que, hacia cuarto, tampoco pudó lucirse con el capote. En varas, el toro empujo, pero salió suelto y manseo. El toro fue el más complicado de la tarde para la lidia. El toro protestó, cabeceando mucho y hubo muchos enganchones por cual le faena no cuajó. Mató con dos pinchazos y una estocada arriba. Se silenció su labor. Pudo salir a hombros en la última de feria.

Alberto López Simón recibió su primer oponente por verónicas con el compás abierto y una media. Brindó su faena al púbico iniciando su labor con cincos derechazos de rodillas que despertó el entusiasmo del respetable. Siguió su obra con derechazos templados con otro toro noble y repetidor que viene de largo. Se cruza el torero de Barajas y sigue toreando a placer y muy de cerca. Algunos enganchones deslucían su creación. Finaliza con luquesinas y coloca una estocada entera en su sitio de efecto fulminante. Oreja con fuerte petición de la segunda y bronca al presidente por no otorgarla. Se le robó la puerta grande. Con el quinto muy serio de presentación, ofensivo por delante y ovacionado de salido, lo recibió con delantales. En tercio de varas entró en quite Luis David Adame con cordobinas de buena ejecución muy al estilo mejicano. Empezó su faena con un derechazo apoyado en tablas. El toro fue bravo y noble de excelente nota, humillando. Dibujó una faena sobre el buen pitón derecho, ¡el toro pedía el carnet! Consiguió tandas bajándole la mano, fue una faena importante. Al entrar a matar se pone largo el torero, suele ser su costumbre, y lo despacha de una estocada entera tendida y trasera, tuvo que usar el descabello dos veces que lo privó de un trofeo. Tras dos avisos recibió una ovación.

Como muchas grandes figuras del toreo, Luis David Adame toma la alternativa en la plaza de Nimes con ‘Sosegado’ n°63, negro mulato, de 534 kg nacido en 09/11, un cinqueño. Recibió su oponente en capote con el compás abierto. Le hizó un quite por chicuelinas ceñidas y revolera. Entro en quite Alejandro Talavante por gaoneras ajustada. Pero el hidrocálido pide batalla y entra en replica con caleserinas. Tras la ceremonia de alternativa, brindó la muerte de su primer toro a sus hermanos Joselito y Alejandro. Comenzó su obra con estatuarios y se va a los medios, terreno en el que se quedara durante toda la faena. Cuajo derechazos y naturales de buenas ejecuciones. El toricantano rubricó las tandas con unas joselillinas, ¡viva el arte mejicano! Lo jalea el público. Remató con bernardinas sin montar y con la suerte a recibir (fue el día de los recibir) le colocó una soberbia estocada en todo lo alto. Oreja con petición de la segunda tras un aviso. El toro que cerraba la feria, fue otro cinqueño con trapío. Lo recibe con una larga de rodillas, verónicas, una chicuelina y una larga. En tercio de varas, dió cuatro zapopinas siendo arrollado sin mayor consecuencia. Brindó su faena a sus padres y sus hermanas en el tendido. Empezó su obra con derechazos por bajos a un toro complicadito por ser encastado, pero no quiso quedarse atrás. Dibujo varias series por ambos pitones de buen sabor con muchas ganas, pero a veces con algunos enganchones. Remató la faena con cuatro manoletinas y otra estocada en todo lo alto. Corto otro apéndice, lo que le valió para salir a hombros de su hermano Joselito Adame junto a su ya compañero que le doctoró.

____________________________

@PhilippeGilMir

____________________________