El reportaje de Muriel Feiner… El Maestro José Luis Galicia y su cuarta tauromaquia para celebrar sus 91 años

Con sus 91 años de juventud, José Luis Galicia Gonzalo, acaba de sacar a la luz su cuarta tauromaquia, un proyecto tan impresionante y bello, como ambicioso, compuesto de 152 litografías. Este gran artista y aficionado nació en Madrid, en el Barrio de Argüelles en 1930, y se autodefine como: “Pintor, grabador, escultor, poeta y casi torero”.

Lleva sangre de artista en las venas porque es hijo y nieto de pintores, hermano de actriz y bailarina, sobrino de poeta y primo de torero. Era niño prodigio, ya que a los siete años estaba haciendo grabados en linóleo.

Con solo veinte años, conoció en París al genio Pablo Picasso, quien quedó impresionado por el talento del joven compatriota y en seguida entablaron una profunda y sincera amistad. De hecho, Picasso le reconoció como “el mejor grabador contemporáneo que había conocido”, ¡menudo halago!

Debido a esta amistad y confianza que tenía con Picasso, logró convencer al maestro para que permitiera que el cuadro de Guernica viniera a España. Era un proceso complicado, porque Picasso lo pintó por encargo de la Segunda República Española para ser expuesta en el Pabellón de España en la Exposición Internacional de París en 1937.

Al terminar la guerra civil e iniciar el régimen franquista, el autor lo dejó en depósito en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, pero con el expreso deseo de que “fuera devuelto a España cuando se instaurara una república de nuevo en el país”. Galicia cuenta en su magnífico libro Tauropasión, que sabía que Picasso quería que la obra estuviera expuesta en el Museo del Prado de Madrid y logró convencerle para que redactara nuevas cláusulas sobre su destino que se leyeran así:

El único propietario de ese cuadro es el Estado Español y que en cuanto haya una democracia en España, no siendo necesariamente una república, se recupere el Guernica”.

Al final, no se cumplió del todo con los deseos del artista malagueño porque el cuadro se encuentra expuesto desde 1992 en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia.

José Luis Galicia era sobrino del poeta Felipe Camino Galicia de la Rosa, conocido mundialmente como León Felipe, que pasó la mayor parte de su vida exiliado en México y, por tanto, su primo era el famoso torero mexicano, Carlos Ruiz Camino, Carlos Arruza, que adoptó como apodo artístico y luego legal, el segundo apellido de su padre.

José Luis se ha entregado al mundo del arte en cuerpo y alma y en casi todos los campos, por sus propias inquietudes naturales: pintor, grabador, escultor, poeta, escritor, decorador escénico, fotógrafo… y sólo siente que tiene una asignatura pendiente: torero.

Su afición a los toros data de su niñez, porque su padre, que era muy aficionado, y su tío León Felipe solían llevar al chiquillo a los toros los domingos por la tarde. Además, José Luis tenía su propio traje de luces cuando tenía cuatro años y lo ponía para “torear” en el salón de la casa.

Con tanta afición, ¿por qué no probó dar unos capotazos?

Porque no se terció cuando era joven, y ya con diecinueve años, ya era bastante sensato para no atreverme a intentarlo”. Me pregunto si, debido a este fallo, la Tauromaquia habría perdido una gran figura. Reconoce que es su única “frustración”.

La magnífica obra pictórica de la Catedral de la Almudena lo hizo Galicia en diversas etapas entre 1960 y 1993. Fue una verdadera obra titánica decorar el techo y cúpula, con 288 frescos, incluyendo la bóveda, ábside, sotocoro y techo de la catedral de la Almudena. También cuelgan 28 obras suyas en el Centro de Arte Reina Sofia.

Como gran aficionado que es, Jose Luis ha publicado tres maravillosas Tauromaquias: la primera, con 42 litografías, en 1954, cuando tenía sólo 24 años; la segunda, con 20, en 1966; y la tercera con 48 láminas en 2002. Me contó hace un par de años que pensaba que todavía podría pintar otra más… ¡y así ha sido! ¡Y como es esta extraordinaria tauromaquia con nada menos que 152 láminas, en edición limitada!

En 2020, con noventa años, no le faltaba ni inspiración ni ganas. Es incansable, y por supuesto, sigue trabajando a diario… si es pintar, dibujar, esculpir, grabar o escribir, sobre todo, poesía.

José Luis es un hombre bueno, buenísimo, con todas las virtudes posibles: generoso, sencillo, humilde, encantador, tranquilo y con gran sentido de humor. Cuenta que su tío León Felipe le dio un consejo cuando era pequeño: “Tienes una gracia angélica. ¡No lo pierdes nunca!” Y no lo ha hecho. Piensa que tiene un buen Ángel de la Guarda, que le ha cuidado mucho, incluso en momentos malos, estando siempre al quite. “Claro yo también he procurado tratar bien a mi ‘Ángel’. Todos tenemos uno… pero si lo maltratamos, con mal humor y mal genio, el Ángel puede distraerse en un momento dado, como cuando cruzamos la calle y viene un coche”.

Sí, José Luis Galicia, es grande como artista en el más amplio sentido de la palabra, su bondad, amabilidad, generosidad y sencillez humana es aún más grande todavía. Él está lleno de arte, vitalidad, gracia y ángel, que lo demuestra a raudales en sus obras y en su persona.

_____________________________

_____________________________

_____________________________

@murielfeiner 

__________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

__________________________________________________________________________