Desde la barrera de Antonio De Carlo… Burdos brochazos a astados anovillados con sospecha de despunte en la Plaza México

Quedarse callado ante una realidad tan vergonzosa y apabullante, es tanto como ser parte de la misma mentira”.

Existe una abismal diferencia entre dar pinceladas de arte a toros bravos con trapío, cinco años cumplidos y en puntas, a dar burdos brochazos a novillos engordados, descastados y despuntados donde más que miedo, dan pena ajena al verlos faltos de la fuerza mínima para sostenerse en pie.

Este domingo 10 de noviembre, he ido a la Plaza México lleno de expectación al igual que muchos aficionados, para ver torear a Morante de la Puebla, Joselito Adame y Ernesto Javier Calita, quienes lidiaron un encierro impresentable de Bernaldo de Quirós.

La crónica completa de la corrida, ha sido publicada de manera puntual y precisa por nuestro director de Toros en el Mundo, el reconocido cronista Pepe Mata. Haga click para leer la crónica

He sido testigo presencial en la Plaza México de una especie de fraude, sí, un fraude.

¿Por qué lo afirmo categóricamente?

Porque hasta un niño que iba acompañado de sus padres, con quien me tocó coincidir en el tendido, sin saber siquiera términos taurinos, comentó “… pobrecito torito se cae solito” (refiriéndose a Greco, primer “toro” del lote de Morante de la Puebla).

Sin bravura, sin trapío y lidiando astados con presencia de novillos en vez de toros. La fiesta brava está condenada a fenecer y no por mano de los antitaurinos que cada vez son menos fuera de la plaza, si no por quienes se atreven a presentar de forma descarada, impresentables astados anovillados con escandalosa sospecha de despunte.

Eso es un insulto a la inteligencia de quién incluso aún sin saber de tauromaquia, lo puede percibir al no existir el más mínimo “miedo por parte de los valientes toreros” que cobran justo para “lidiar toros bravos”, no astados abecerrados y sin trapío.

No es la mentira lo que me ofende, sino el insulto a mi inteligencia“: Michael Corleone 

¿Y qué decir de la suerte de varas?  la cual literal es ya inexistente, al menos en México, donde el público asistente, aplaude emocionado cuando el varilarguero apenas le da un refilón al cornúpeta en turno, mismo que literal se queda dormido recargándose sobre el peto.

¿Dónde quedo la bravura?

Esa de la que tanto hablaban los cronistas y toreros de antaño, esa que da miedo de verdad.

En la actualidad es evidente la falta de casta y bravura al no darse la pelea del “toro” en el segundo tercio de la lidia, ya ni pensar siquiera que los astados abecerrados embistan de largo en la añorada y legendaria suerte de varas.

_____________________________________________

Pensar que la suerte de varas alguna vez, llegó a ser tan importante que los taurinos esperaban con ansia ver a los varilargueros ejecutar con espectacularidad el segundo tercio. Por cierto, los picadores gracias a su legendaria jerarquía de antaño, suelen vestir casacas bordadas en oro al igual que los toreros.

______________________________________________

Es inconcebible que hoy en día al ser torista y exigir se respete la grandeza de la fiesta brava por dignidad, sea tomado por algunos “toreros, periodistas y empresarios” como una afrenta.

Ya lo sentenció alguna vez el gran poeta del toreo Alfonso Ramirez El Calesero QEPD “… esto no era así, el toro no es peligroso por ser grande y gordo, sino por su edad y bravura.

_________________________________

@1AntonioDeCarlo

____________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV 

____________________________________________________________________________