En Madrid… Décima puerta grande para Leonardo Hernández

Las Ventas. 2 de junio de 2019. Vigésimo festejo de abono. Lleno de “No hay billetes”. Toros de María Guiomar Cortés de Moura. Algo mansos, y toreables para los rejones. 

Diego Ventura: Oreja y ovación.

Leonardo Hernández: Oreja y oreja.

Juan Manuel Munera, que confirmó la alternativa: Silencio tras dos avisos y silencio tras aviso.

____________________________

El segundo de la tarde fue recibido por Diego Ventura en la puerta de toriles, para después, montando a Nazarí, poner el primer rejón y llevar al toro muy ajustado a lo largo de toda la geografía del ruedo. Conectó con el tendido a lomos de Gitano, con el piso banderillas sublimes, y fue ovacionado durante su actuación. Finalmente, con Dolar y Remate culminó su actuación dando lugar a unos últimos rejonazos dignos de una oreja, que le fue dada. 

El cuarto salió suelto, y Ventura comenzó a torearlo en los medios. Con Sueño puso las primeras banderillas, y fue elaborando piruetas de gran profundidad. Nuevamente, a lomos de Lío y Dólar, puso banderillas de mucho mérito conectando con el tendido como con su toro anterior. Fue una gran faena la suya, debido al ajuste con el que llevó al toro en todo momento. Esta vez no tuvo la misma suerte con el rejón de muerte, y su actuación se quedó en una ovación. 

Puso mucho de su parte Leonardo Hernández ante un toro que tampoco se movió demasiado. Supo lidiar bien el toro, característica que hoy en día se echa mucho de menos. Lo enganchó bien con el rejón de castigo. Enamorado fue el precioso caballo que empleó para correrlo de costado por el tercio. Todo lo hizo con él. Xarope fue el caballo para concluir la actuación, dejando unas cortas al quiebro y un buen rejón ras pinchazo.

Menos opciones tuvo con el quinto, Leonardo Hernández. No hizo el astado ningún atisbo de embestir. Con Estoque lo recibió para poder encelar al toro con el rejón de castigo. Se lució mucho con Calimocho, équido que empleó para las banderillas. El público vio que el jinete estaba poniendo toda la carne en el asador, ya que el toro no puso nada de su parte. Eco y Xarope fueron los que prosiguieron. El rejón de muerte fue entero y de buena colocación. La petición fue unánime para conceder el trofeo.

Salió el tercero de la tarde para Juan Manuel Munuera, ya que se trataba de su confirmación. El toro era de elevado peso para tratarse de una corrida de rejones. Esto influyó en su movimiento, ya que nunca terminó de arrancar. Con Arrebato dibujó sobre el ruedo bonitos pases en la cara del toro. Fue Dámaso el que empleó para las piruetas, que animaron a los aficionados presentes. Tomó el rejón de muerte para dejar numerosos pinchazos debido a la poca movilidad del astado y la falta de experiencia del rejoneador. Llegaron a sonar dos avisos hasta claudicar el toro.

En el primero de su lote se fue a chiqueros a recibir al toro. Poco a poco intentó llevarse al toro a sus terrenos para poder torearle. El tercio de banderillas lo realizó con Quitasueños, para más tarde montar a Arrebato, con el que cada vez se acercó más y pudo lidiar muy conectado al tendido. Con los aceros falló, por lo cual su actuación cayó en el olvido. 

____________________________

____________________________

@Duenases

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________