En Pamplona… Destaca Pinar con una muy complicada corrida de Miura

Pamplona. Sábado 14 de Julio. Ultima de abono de la Feria del Toro 2018. Toros de Miura. De variada presentación y deslucido comportamiento. El 4° de Fuente Ymbro de gran volumen, soso y desclasado. Lleno de “No hay billetes”.

Rafaelillo: Silencio en su lote.

Rubén Pinar: Silencio y vuelta al ruedo tras petición.

Pepe Moral: Ovación con saludos y silencio.

____________________________

El cierre de feria, fue agrio, deslucido e inoportuno. Complicadísima y muy áspera la miurada que acababa con San Fermín y con las ilusiones de tres toreros que estuvieron hechos tres verdaderos hombres.

El primero de Miura fue muy corto de cara y de cuartos traseros, pero muy en el tipo de la casa. Cabeceador, peligroso y correoso. Acortaba una barbaridad en banderillas y cazaba moscas en la muleta de Rafaelillo, que hizo un severo esfuerzo para trastear con él. Fue muy bien picado, en la cruz. Por ningún pitón no tuvo ni un sólo muletazo. Le metió la mano habilidosamente el torero de Murcia al primer encuentro dejando una estocada entera. Fue silenciado Rafaelillo tras pasar un trance y pitado el animal en el arrastre.

El remiendo de Fuente Ymbro fue muy hondo, cuajado y serio, pero algo atacado de kilos. Mientras el personal se debatía entre las magras con tomate y los bocadillos de tortilla, Rafaelillo lo recibió rodilla flexionada en tablas a la verónica y Esquivel le suministró un indecoroso primer puyazo muy trasero, y un segundo en el que el toro se dejó pegar. Cambiado el tercio, se dio un variado tercio de banderillas para dar paso al trasteo de muleta. El tren de Fuente Ymbro, fue soso y desclasado. Rafaelillo estuvo animoso con él, pero el toro tenía un querer y no poder con muy poca transmisión. Silencio para Rafaelillo.

El toro que estuvo enchiquerado como segundo, fue muchísimo más serio que el que hizo primero. Abría más la cara y estaba mejor hecho siendo muy alto. Lo recibió a la verónica Rubén ganándole terreno y llevándoselo a los medios. Fue bien cogido, al igual que el primero. Arrebujado quite de Pepe Moral para dar paso al tercio de banderillas. Soberbio el par de Otero. Mejor aire en la muleta que el anterior, pero con poco recorrido. Pinar estuvo un voluntarioso y dispuesto, pero no logró llevar acabo una faena con posibilidades de triunfo. De estocada tumbó al segundo violento toro de Miura.

Muy escurrido el quinto y feo en su totalidad, muy feo. No se le notaban para nada los seiscientos cinco kilos que atesoraba en su volumen. La lidia de Otero fue sensacional, que hizo una tarde muy buena. Brindó al alcalde de sol y a las peñas Pinar, para comenzar una faena a un toro de templada embestida, pero cabeceadora y protestona. Le apretó y se defendía este “Tendero”. Todos me imagino que sabréis que las hechuras ayudan a embestir, y en mi opinión este no las tuvo. Tampoco ayudó el agrio y el deslucido comportamiento al toro. Otra vez Rubén estuvo voluntarioso y valiente con semejante oponente, pudiéndole y queriendo no irse de vacío de Pamplona. Un tío estuvo hecho. Faena de premio que se quedó en una vuelta al ruedo que nos supo a poco a todos tras la petición de la oreja por parte del público.

El cárdeno que saltó como tercero también fue serio, pero en un punto medio. Tres largas de Pepe Moral para declarar intenciones conjuntándolas con un remillete de verónicas y una media muy pasional. Dos buenos pares de Juan Sierra a un toro con muchísima movilidad, excesiva. El toro protestaba y Moral lo llevaba toreado hasta enjaretarle unos más que estimables naturales. Muy gazapón e inquieto el animal, Pepe anduvo muy puesto en la faena y muy consentido con él. El de Los Palacios tuvo que darle al botón del físico, pues era un oponente que te cansaba cada vez que andaba. Estocada buena para darle muerte al tercero y salir a saludar la ovación que el público merecidamente le dio.

Espectacular la cara del sexto, con dos leños de muy imponente aspecto, muy en el tipo de Miura. Bellas las verónicas a pies juntos de Pepe Moral y con fijeza empujó en el peto mientras le administraban unos puyazos traseros. Con “Óliver y Benji” se dio un tercio de banderillas que se marcó que el toro no iba a humillar y que complicó el mismo tercio haciéndole imposible a Vicente Varela clavar. Brindó el último toro de San Fermín al público Pepe Moral y con la cara por los aires, reponía y se venía vencido por el pitón derecho. Imposible el lucimiento y otro esfuerzo de Pepe Moral, y ya iban dos. Lo despachó y se puso fin a una tarde muy desagradable.

____________________________

@ignaciotaurino

_________________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_________________________________________________________________________