En Majadahonda… Robleño a hombros y Abellán a la enfermería

En Majadahonda… Robleño a hombros y Abellán a la enfermería

Majadahonda (Madrid), 16 de septiembre de 2017. Se han lidiado toros de Luis Albarrán– desigual de hechuras y juego. Nobles y con transmisión los tres primeros y más complejos los tres últimos – (noble el primero, con transmisión el segundo, con emoción el tercero, deslucido el cuarto, manejable el quinto y complicado el sexto). Más de tres cuartos de plaza en tarde fría.

Luis Miguel Encabo de nazareno y oro: Silencio tras aviso, silencio, y silencio en los que estoqueó por Miguel Abellán.

Miguel Abellán de verde manzana y oro: Herido.

Fernando Robleño de azul marino y oro: Oreja con petición de la segunda y oreja.

Detalles:

Fernando Robleño se sobrepuso a una complicada corrida de Luis Albarrán y cortó dos orejas en una tarde en la que Miguel Abellán fue herido en la mano izquierda al entrar a matar.

Miguel Abellán, se cortó en su mano izquierda al entrar a matar a su primer toro. Entró en la enfermería con una fuerte hemorragia y tuvo que ser trasladado al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid).

___________________________

Fernando Robleño abandonó la plaza portátil de Majadahonda en volandas al ser el claro triunfador en el único festejo del municipio madrileño, que cada año por el tercer fin de semana de septiembre celebra sus fiestas Patronales en honor a su Patrona, el Santísimo Cristo de los Remedios. Dos orejas paseó de un encierro con matices de Luis Albarrán, y es que el encaste de Murube – Urquijo se dejó pegar en el caballo, pero tuvo sus complicaciones en la muleta. Robleño por la Puerta Grande y Miguel Abellán que se vestía de luces por tercera tarde en la temporada fue herido al estoquear al segundo, y entró con una fuerte hemorragia en la UVI móvil de la plaza, por lo que tuvo que abandonar la plaza, camino del Hospital Puerta de Hierro. El primero en discordia, Luis Miguel Encabo dejó su sello con el capote y algunos detalles caros con la muleta, pero sus labores quedaron empañadas por los aceros, en una tarde algo fría y con una buena entrada en los tendidos – más de tres cuartos – como resultado al gran trabajo realizado por el empresario, Jorge Arellano.

A Robleño le sirvió su tarde de Majadahonda para volver a reivindicarse cortando una oreja a cada uno de su lote. El tercero, alto y bien hecho, tuvo buena condición y el de San Fernando de Henares se encontró muy a gusto, en una labor creativa y entregada. La estocada baja afeó una faena que pudo ser premiada con los apéndices, pero el fallo con los aceros restó méritos. Finalmente paseó una oreja.

Como también hizo con el sexto – lidiado en quinto lugar por el percance de Abellán -, un ejemplar que tuvo mucha calidad, pero por un solo pitón: el izquierdo. Por ahí, llegaron los momentos de mayor calado de la tarde, Robleño le recetó un par de tandas de mucha exposición y despaciosidad. Ni uno tuvo por el derecho un toro con muchas “teclas” y que corrigió los defectos el madrileño, en una rotunda labor. Se tiró por derecho, pero pinchó una faena que al igual que la del tercero bien pudo rubricarse con el doble trofeo. Cortó una oreja. Puerta grande de un torero a seguir.

La cruz vino de la mano de Luis Miguel Encabo, que tuvo que matar cuatro toros por el percance de Miguel Abellán, y en ninguno de ellos fue capaz tan ni de pasear una oreja, ni de una vuelta al ruedo, ni tan siquiera saludar una ovación, y todo fue fruto de la espada. La suerte suprema fue un auténtico quebradero de cabeza para el de Alcalá de Henares, que vio cómo se esfumó sus posibilidades. Con el primero, abrevió en vista de que andaba justo de fuerzas, aunque le dio tiempo a correrle la mano en unos inicios de mucha transmisión. Luego la labor se diluyó.

Con total disposición en el cuarto, frente a un toro deslucido con el que no se amilanó y con el que firmó un acorde tercio de banderillas. Ya en la muleta no se llegó a acoplar frente a un toro de embestida descompuesta que llevó los viajes por las nubes. El lote de Abellán tuvo sus complejidades al igual que todo el encierro, pero el estado del ruedo condicionó la lidia.

Por eso el quinto – lidiado en sexto lugar – aunque Encabo argumentó una firme labor de muchos quilates, en los que alternó naturales caros y muy de verdad con ayudados por alto, volvió a ser silenciado en vista de la nula disposición con la espada, en una tarde para olvidar.

Miguel Abellán, que hacía su tercer paseíllo de la temporada quedó en blanco por culpa de un corte profundo en su mano izquierda cuando trataba de despachar a su primero. Antes, dejó un buen recibo por delantales en una labor por ambos pitones, en el único que pudo lidiar.

___________________________

 

___________________________

@alb_bautista

_______________________________________________________________________

Entrar a ver el programa de televisión TOROS EN EL MUNDO TV

_______________________________________________________________________