El mítico ganadero D. Victorino Martín Andrés, nos abrió las puertas de su ganadería

El pasado miércoles día 8 de febrero, tuvimos el placer de acudir a Las Tiesas de Santa María, allá en Extremadura, finca en la que reside la más pura manifestación de bravura y casta en el mundo taurino, sí la ganadería del mítico criador de toros bravos: D. Victorino Martín.

En ella pudimos disfrutar de un soleado día, rodeado de toros bravos, buen vino y mejores personas; el grupo lo conformábamos, nuestro apreciado, Pepe Mata, director de Toros en el Mundo; D. Jose Llallico, propietario del conocido restaurante El Capote, en donde se degustar los más exquisitos manjares, y como está tan cerca de Las Ventas, es un acto religioso acudir ahí. Y por supuesto, los que escribimos este reportaje, sus amigos, Diego Estévez y Pablo Bielsa.

Fue un día de lo más completo, ya que tuvimos la oportunidad de asistir a una tienta de vacas de la mano del Maestro Curro Díaz, así como de la sólida promesa, Varea.

Rondaba el mediodía cuando llegamos a la finca Las Tiesas de Santa María, en dónde nos esperaba Victorino Martín hijo, para recorrer su campo y deleitarnos contemplando ejemplares que algún día veremos en los ruedos. En dicho paseo, se nos brindó la posibilidad de ver de primera mano la corrida de Arnedo.

Es preciso comentar que pocas veces se puede apreciar tanta tranquilidad y del mismo modo comprobar la apacible y sosegada vida que lleva el ganado bravo.

Como anécdota y reflejo del más puro carácter Saltillo vía Albaserrada, un ejemplar cárdeno claro se arrancó hacia la Pick-up en donde nos encontrábamos propiciándonos un pequeño (bueno, en realidad un gran) susto que posteriormente fue muy comentado durante el almuerzo.

El astado fue capaz de aguantarnos una carrera de casi doscientos metros.

Aun deslumbrados con tanta belleza, acudimos al salón del caserío al calor de la lumbre para degustar un sabroso almuerzo entre los que se encontraban unas espectaculares croquetas de toro de lidia. Todo ello acompañado de un afrutado vino ecológico de la propia firma de Victorino Martín. Con el postre, tuvimos la grata sorpresa de recibir la visita del mítico creador de todo esto, D. Victorino Martín Andrés, quien tan solo con su presencia fue capaz de enseñarnos mucho sobre la vida entregada por y para el toro.

Tuvimos una enriquecedora sobremesa hablando en términos de cultura taurina, donde no faltaron las bromas por parte de nuestro querido amigo y compañero, Pepe Mata, así como del ganadero Victorino hijo hacia Diego Estévez, uno de los redactores de este reportaje, insistiéndole en que le tocaría tentar en el ruedo, con la ayuda de Curro Díaz.

Nos encaminamos hacia la plaza de tientas donde estaban ya preparados los diestros Curro Díaz y Varea, para coger ritmo de cara a su actuación próxima en Arnedo con dicho hierro. Ha sido un privilegio el poder contemplar a Victorino Martín padre e hijo mientras observaban las actitudes y aptitudes de las vacas, y sugerían a los matadores cómo se debía proceder. Ambos demostraron su buen hacer con dicho encaste, sabiendo manejarse con los trastos de una forma muy natural. La quinta y última vaca la tentó el mismo Victorino, quien con sus ojos de ganadero supo exigirla para poder apreciar esos detalles que tanta identidad le dan a su ganadería.

Por último, concluimos la tarde con una merienda y coloquio sobre la verdad y el arte del toreo como principal fuente de alimentación de este mundo de cara a un futuro próximo, así como la relación que debe existir con la bellas artes, fundamentalmente de los toreros.

En definitiva, un completo día para el recuerdo, donde realmente se apreció la dedicación de tanta gente que ama la verdadera esencia de esta nuestra fiesta: el toro bravo.

________________________________________________

________________________________________________

@pablobielsa5 

_____________________________

@Duenases 

_____________________________